13 Consejos Dr. Hamer

1- No dejarse ganar por el pánico
El entrar en pánico hará que la central de comandos ejecute un programa, y establecerá el programa donde deba. En ese momento, la persona pierde la conexión funcional coherente del cerebro. Muy a menudo, la gente muere en pánico. La persona no debiera entrar nunca en pánico ni hacer entrar en pánico a los demás. Hay que tener un enorme cuidado con el entorno y especialmente con quien recibe de nosotros. ¡AMENSE! Ámense ustedes mismos y también ámense entre ustedes. AMARSE tiene un doble sentido de gran valor terapéutico. Si uno se ama a sí mismo, primero, no hará ningún conflicto consigo mismo, ni de desvalorización, ni de culpabilidad. Si se ama a los demás entonces no hará ningún conflicto con los demás.
NO ENTRAR EN PANICO significa que el enfermo nunca debe asustarse y QUE LOS TERAPEUTAS JAMAS deben asustar al enfermo. De lo contrario, hasta un resfriado se vuelve incurable, ya que provocará una generalización. Entrar en pánico es comprarse un boleto de ida.
Por ejemplo: decirle a una madre en tono lo-siento-mucho-señora-mi-más-sentido-pésame-lamentablemente-tengo-malas-noticias, que su hijito tiene leucemia es un asesinato. ¡Porque la leucemia no es una enfermedad! ¡Es el primero de cinco pasos biológicos naturales de regeneración de la sangre después de un conflicto cuya respuesta biológica fue una anemia!
2- Soportar la vagotonía
Alrededor de las 22 hs se desencadena normalmente el impulso máximo de la vagotonía. El nervio vago es el más poderoso nervio del organismo: no hay manera de vencer al sueño. Ese es nuestro ritmo ancestral: el hombre es un animal diurno, en su código biológico de comportamiento antiguo de cuatro millones de años, está grabado que debe cazar, recoger frutos, actuar de día y reposar de noche. Es durante la noche que todo está automatizado para que el organismo concentre su trabajo en el tubo digestivo.
Tenemos menos actividad cerebral, cardíaca, respiratoria. Es normalmente por la noche que toda enfermedad se hará más insoportable porque es durante esa vagotonía el cerebro repara mejor y puede haber más edemas. Se puede hacer algo para reducir esos edemas para que sea mas soportable pero sólo reducirlos porque si se impide que actúen, nunca se logrará la reparación, puesto que los elementos re-constitutivos no llegarán a reparar.
Si la vagotonía es muy fuerte, la cabeza puede sentirse caliente al punto tal que uno puede ducharse la cabeza y tener los cabellos prácticamente secos sin necesidad de usar el secador, simplemente por la termogénesis de conductibilidad. Esto sucede cuando la cabeza está “aplastada” por edemas biológicos: en ese momento, HAY QUE AYUDAR.

3- Todas las noches, hacer el balance diario
Hay que saber si no se ha “trabajado” demasiado durante el día. Si es así, reposo obligatorio el día siguiente (para las enfermedades importantes como el cáncer, fibromialgia, artritis, etc…). La persona debe curarse. Puede hacer muchas cosas, pero debe ocuparse de su enfermedad por encima de todas las cosas. No debe esperar QUE ALGUIEN O ALGO LO CURE, hay que motivarlo.
Hay un doble mensaje en esto. Debe ocuparse de sí-mismo, que haga un repaso de su jornada en su cabeza, interesarse en la vida, que tome notas, que haga ese balance. Si hizo demasiado, debe reposar al día siguiente porque de lo contrario entra demasiado en estrés, en actividad, con lo que el cerebro vuelve a la simpaticotonía deteniendo la vagotonía. Allí se detiene la curación.
4- Todas las mañanas tomar un lápiz y planificar su día
Hay que respetar el plan y prever al menos 6 horas de reposo además de la noche. Estas son las reglas para los grandes enfermos y tienen que luchar contra sus angustias. El que está en silla de ruedas querrá siempre asistir a muchas reuniones para demostrar y demostrarse que puede hacer lo que todo el mundo. ES UNA REACCION DE ESCAPE, es un juego perverso. HAY QUE CONCENTRARSE EN SU CURACION porque ésta es posible. Hay que evitar entrar en el estrés de la acción.
Con 6 horas de reposo, además de la noche, tenemos suficiente vagotonía. El cerebro tiene una fuerza extraordinaria para curarnos a pesar de todo lo que hacemos contra eso (entre los miedos, las peleas, los mensajes deprimentes o terribles que recibimos durante el día y a causa de las acciones).
5- Hacer siempre lo absolutamente necesario primero
Si eso sobrepasa 3 horas de esfuerzo físico o psicológico, hay que detener lo superfluo y descansar, con el corazón alegre porque estamos haciendo lo que corresponde para curarnos, y no lo contrario. La mayor parte de la gente se deprime, se desmoraliza, tienen miedo de descansar: tienen el ESTRÉS DE SU PROBLEMA, DE SU DECREPITUD Y ESE ES UN CONFLICTO SECUNDARIO MUY FUERTE. “YA NO PUEDO HACER NADA, NO SIRVO”.
Hacer lo absolutamente necesario primero va a permitir a la persona probarse que existe todavía, pero hay que cronometrar el tiempo. La persona enferma quiere demostrar que puede hacer, pero si pasa 3 horas físicas o psicológicas, debe detenerse. Lo mejor es leer lectura liviana, divertida, ver películas divertidas y pueden verla cuantas veces quieran si las alquilan. Es la terapia por la risa, puesto que si se detiene en los noticieros, con guerras, accidentes, o películas de muerte, de violencia, inconscientemente se sobre-estresa con imágenes liminales y subliminales.
DURANTE LA RECUPERACION , ME OCUPO DE MI, ME AMO, ME CUIDO, ME MIMO. ES VITAL. ES LA MANERA DE CURARSE. No alcanza con decodificar y aceptar (a veces sí) sino que hay que respetar la reparación también.
6- Rechazar todo enfrentamiento
Recriminar, discutir con su entorno es uno de los mayores dramas que garantizan la recaída o la imposibilidad de curarse. “Necesito de ustedes, de su ayuda y no de su oposición permanente”. Porque uno sustrae calorías y fuerzas de las que necesita el cerebro para reparar y al monopolizar la energía para combatir generalmente el enfermo está expuesto al juicio de quienes lo rodean, y estos no saben nada, solo hablan por hablar y el enfermo no zafa, no sale del estrés.
Aquí reproduzco una frase que Claude Sabbah atribuye a su abuelo: “Si la gente que no tiene nada que decir se callara, habría un gran silencio en la superficie de la Tierra. Son siempre los que no saben nada los que cacarean”.
Acá estamos hablando de una elevación en el nivel de la conciencia humana.
7- Privilegiar el reposo nocturno
El ser humano es un ser diurno. Todos sus ritmos biológicos básicos están programados sobre la base del ritmo solar. Por supuesto, puesto que la noche para el enfermo es normalmente el momento de mayor dolor, y en algunos casos con la angustia inconsciente de “¿Despertaré o moriré?”, es bastante difícil mantener esos ritmos. Hay que desdramatizar eso. Además, puesto que no han hecho demasiado durante el día, no están lo suficientemente cansados para dormir bien de noche.
Entonces, no hay que dudar en modificar el horario de sueño. Debe privilegiarse el reposo nocturno en la medida de lo posible pero, si eso no es fácil, no hay que dudar en quedarse despierto hasta las 2 ó 3 de la mañana, mirando documentales, tomando uno que otro café (el café también reduce el edema cerebral). De ese modo, el enfermo sabe que por un buen rato no pueden dormir entonces aguantan hasta donde pueden: cuando pasan el período habitual de gran vagotonía, y después de haberse dado el gusto de trasnochar leyendo, escribiendo, pensando sanamente, positivamente, sin estrés…allí se van a dormir y se levantan al mediodía. Después, a medida que mejoran, vuelven paulatinamente, una hora por día, a su horario normal.
8- Comer sanamente y liviano
Ensaladas, frutas, cosas crudas, o cocinadas a la parrilla, para que sea fácilmente asimilable. Si come mucho, digerir le consumirá muchas calorías y es mejor guardar lo más posible para la curación.
A EVITAR ABSOLUTAMENTE: EL ALCOHOL EN VAGOTONIA.
9- Sanarse normalmente si aparece el dolor.
Puede tomar remedios alopáticos y homeopáticos como es de costumbre, eso no pondrá la curación en peligro.
10- Esperar pacientemente la verdadera mejoría
Si uno no se deja asustar por los pequeños o grandes inconvenientes de la reparación y espera tomando el mejor reposo posible, la mejoría va a llegar. Si se pasó el punto culminante de la fase de reparación, la persona tendrá tantos edemas que puede haber manifestaciones molestas, como dolores, vértigos, fiebre si los edemas están en el tronco cerebral, malestares. Esto NO DEBE ASUSTAR A LA PERSONA : no se trata de cosas graves sino de esfuerzo de reparación. Hay que esperar pacientemente sin poner en marcha la idea de “estar sonado” sino no hay cura.
Es el principio de la persona que tiene edemas en sus fibras y que con ello se agrava durante un tiempo su dificultad motriz en una esclerosis múltiple, por ejemplo. Debido a nuestra cultura ancestral basada en la apariencia de las enfermedades, esto nos lleva a tener pánico, ir al hospital urgente, perfusión de corticoides en grandes cantidades, lo que cambia a la persona porque bombea todos los edemas y deja de doler…pero no está curada y el proceso va a comenzar quizás con más violencia.
11- Jamás permanecer mucho al sol o con la cabeza cerca de una fuente de calor
El calor multiplica por cuatro el tamaño del edema cerebral. En ese momento, se ejerce una enorme presión y se corre el riesgo de una crisis de epilepsia fuerte. En general, se recomienda al gran enfermo de evitar ponerse al sol durante un año, incluso en el mar. Puede estar bajo la sombrilla, bañarse pero hasta ahí nomás.
Si la cabeza está cerca de una fuente de calor, lo mismo. CONVIENE PONER HIELO SOBRE LA CABEZA.
El Dr. Hamer menciona un caso típico: el hombre de negocios que tiene serios inconvenientes porque su empresa está muy mal en diciembre. En enero, su esposa e hijos se van de vacaciones al mar por un mes. El 15 de enero, el hombre soluciona su problema y salva su empresa. Va a reunirse con su familia a la playa y se pone a tomar sol: lo que él no sabe todavía es que acaba de salir de un conflicto psicológico de pérdida de territorio. Por supuesto, como ninguno de nosotros de hecho, no hace la relación entre el dolor de cabeza, su conflicto y el sol que le está agigantando los edemas. Tiene su crisis en la playa misma y sale de allí en ambulancia.
12- Si el problema es muy importante, helar las partes dolorosas y la cabeza
Si duele el hígado por ejemplo, hay que poner hielo sobre el hígado y también en el lugar del control neuronal del hígado en la cabeza, es decir sobre el tronco cerebral, debajo de la nuca, en la parte superior del cuello. Si el frío no calma el dolor en el órgano, entonces hay que poner calor sobre el órgano, PERO SOBRE LA CABEZA SIEMPRE FRIO, SIN EXCEPCION.
Se recomienda comprar esos “cold hot pack” y tener siempre 4 a mano: 2 en el congelador, 2 sobre la persona, que hay que cambiar a cada hora. Si es muy violento, poner hielo en ambos lugares y hacerse un baño de pies caliente, la diferencia de temperatura va a hacer que el líquido circule de manera mecánica y por lo tanto reducirá un poco el edema.
13- Nunca calmar demasiado los síntomas
Se pueden tomar analgésicos o anti-inflamatorios para hacer soportables los síntomas. Los síntomas se detendrán por sí solos cuando la central de comandos lo decida. Mientras haya síntoma, es que es necesario que esté. Es de capital importancia.
Por ejemplo si usted se clavó un vidrio en el pie, le dolerá mientras cicatrice y estará sensible, pero justamente es para que no agrave la herida (si no le doliera seguiría caminando sin cuidar la herida y no permitiría que se cure: esa es la función del dolor).
No hay que olvidar nunca que el cerebro no se equivoca JAMAS. Si hay dolor es porque el cerebro dice: “A reposar”. Hay que respetar esa inteligencia innata que nos ha permitido sobrevivir desde hace tantos millones de años.

Abrazando tus demonios: Un panorama de la Terapia de Aceptación y Compromiso

Submitted by Fabian Maero
Printer-friendly version
Paula José Quintero

(publicado inicialmente en http://psyciencia.com/2012/10/24/abrazando-tus-demonios-un-panorama-de-la-terapia-de-aceptacion-y-compromiso/)

Imagina una terapia que no hace intentos deliberados de reducción sintomática, pero obtiene la reducción sintomática como un subproducto. Imagina una terapia basada firmemente en la tradición de la ciencia empírica y aún así que mantiene un importante énfasis en valores, aceptación, compasión, contacto con el momento presente y con el sentido trascendente del ser. Una terapia tan difícil de clasificar que ha sido descripta como una “terapia cognitivo-conductual existencial humanística”. La Terapia de Aceptación y Compromiso, conocida como ACT (pronunciada como la palabra “act” y no como una sigla) es una terapia conductual basada en mindfulness que desafía las reglas básicas de la psicología occidental. Utiliza una mezcla ecléctica de metáforas, paradojas y habilidades de mindfulness (en general traducido como “atención o conciencia plena”) junto con una gran variedad de ejercicios experienciales e intervenciones conductales guiadas por valores. ACT ha demostrado su efectividad para una amplia gama de condiciones clínicas.

La meta de ACT

El objetivo central de ACT es el de crear una vida rica y significativa, aceptando el dolor que inevitablemente viene con ella. ACT (que significa “actuar” en inglés) es una buena abreviación porque esta terapia se orienta a tomar acciones efectivas guiadas por nuestros valores más profundos, en las que estamos totalmente presentes y comprometidos. Es sólo a través de la acción en la que estamos presentes y conectados, que podemos crear una vida significativa. Por supuesto que al intentar crear esa vida nos vamos a encontrar con toda clase de barreras bajo la forma de indeseadas y displacenteras “experiencias privadas” (pensamientos, imágenes, emociones, sensaciones, impulsos y recuerdos).

El objetivo central de ACT es el de crear una vida rica
y significativa, aceptando el dolor que
inevitablemente viene con ella

ACT es una de las llamadas “Terapias Conductuales de Tercera Ola” por su énfasis en el desarrollo de habilidades de mindfulness. A la vez una diferencia sobresaliente es que ACT considera a la práctica formal de meditación como sólo uno de los muchos caminos en la transmisión de las habilidades de mindfulness .

Otra característica distintiva que hace a ACT única es que no descansa en el supuesto de la “normalidad saludable”.

Normalidad saludable y Normalidad destructiva

La psicología occidental se basa en el supuesto de la “normalidad saludable”, esto es: que por naturaleza los humanos son psicológicamente sanos y que dado un ambiente saludable, estilo de vida y contexto social que brinde oportunidades de desarrollo del máximo potencial, los humanos están naturalmente contentos y conformes. Desde esta perspectiva, el sufrimiento psicológico es visto como anormal; como una enfermedad o un síndrome impulsado por procesos patológicos inusuales. ACT sospecha que este supuesto es falso. Claramente, aún cuando el estándar de vida es más alto que nunca, el sufrimiento psicológico nos rodea de cerca.

La raíz de este sufrimiento está en
el lenguaje humano en sí mismo

ACT asume que los procesos psicológicos de la mente humana “normal” pueden ser destructivos y que tarde o temprano nos generan sufrimiento psicológico a todos nosotros. Más aun, ACT postula que la raíz de este sufrimiento está en el lenguaje humano en sí mismo. Desafortunadamente, el lenguaje humano es una espada de doble filo. Nos ayuda a crear mapas y modelos del mundo, predecir y planificar a futuro, compartir conocimiento, aprender del pasado, imaginar cosas que nunca existieron y crearlas, desarrollar reglas que guían nuestro comportamiento efectivo, entre otras ventajas. Pero el lenguaje tiene también su lado oscuro: lo usamos para hacer incapié y “revivir” eventos dolorosos del pasado, para asustarnos al imaginar eventos futuros displacenteros, para comparar, juzgar, criticar y condenarnos a nosotros mismos y a los demás y para crear reglas que pueden resultar restrictivas o destructivas.

Evitación Experiencial

ACT descansa entonces en la suposición de que el lenguaje humano naturalmente crea sufrimiento psicológico en todos nosotros. Una de las maneras en que lo hace es preparándonos para la lucha contra nuestros propios pensamientos y emociones, a través de un proceso llamado evitación experiencial. Dado que el abordaje desde la resolución de problemas funciona bien para el mundo exterior, es natural que intentemos aplicarlo a nuestro mundo interno: el mundo psicológico de pensamientos, emociones, recuerdos, sensaciones e impulsos. Pero con demasiada frecuencia, desarfortunadamente, cuando tratamos de evitar o deshacernos de nuestras experiencias privadas no deseadas, lo que hacemos es crearnos sufrimiento extra. Por supuesto, no todas las formas de evitación experiencial son poco saludables. ACT se focaliza en las estrategias de evitación experiencial sólo cuando los clientes las usan en un grado tal que se convierten en altamente costosas y dañinas para la vida que es significativa para ellos (en el corto plazo, cancelar un evento social puede dar lugar a cierta clase de alivio, pero en el largo plazo, el incremento del aislamiento social puede aumentar la experiencia de la depresión, por citar un ejemplo). ACT ofrece a los clientes una alternativa a la evitación experiencial a través de una variedad de intervenciones terapéuticas.

Intervenciones Terapéuticas

Los clientes aprenden a dejar de luchar contra sus experiencias privadas –abrirse a ellas, hacerles espacio y permitirles ir y venir sin resistirse. La energía y el tiempo que gastaron previamente tratando de controlar cómo se sienten, es ahora invertida en realizar acciones efectivas (guiadas por sus valores) para cambiar su vida para mejor. De ahí que las intervenciones de ACT se focalizan en dos procesos principales: 1) desarrollar aceptación de experiencias privadas indeseables que están fuera del control personal y 2) desarrollar compromiso y acción orientada a vivir una vida valiosa.

El control es el problema, no la solución

Se trata de incrementar la toma de conciencia por parte del cliente de que las estrategias de control emocional son en realidad las responsables de sus problemas y de que mientras continúen obsesionados con tratar de controlar cómo se sienten, están atrapados en un círculo vicioso que incrementa el sufrimiento. El control es el problema, no la solución. Una vez que la “agenda de control emocional”, con la que llegan los clientes, es gentil y respetuosamente desestimada, introducimos los seis principios centrales de ACT.

Los Seis Principios de ACT

ACT utiliza estos principios para ayudar a los clientes a desarrollar Flexibilidad Psicológica. Cada principio tiene su propia metodología, ejercicios, metáforas y tareas.

1-Defusión Cognitiva: aprender a observar los pensamientos, imágenes, recuerdos y otras cogniciones como lo que son –nada más que piezas de lenguaje, palabras e imágenes- en oposición a lo que dicen ser –eventos amenazantes, reglas que tienen que ser obedecidas, verdades objetivas y hechos.

2-Aceptación: hacer espacio a emociones indeseadas, sensaciones, impulsos y demás experiencias privadas; permitirles “ir y venir” sin luchar contra ellas, huir de ellas o prestarles una indebida atención.

3-Contacto con el momento presente: brindar total atención a la experiencia en el aquí y ahora, con apertura, interés y receptividad, focalizándose y comprometiéndose totalmente (participando de lleno) en lo que se está haciendo en ese momento.

4-El Yo-observador: acceder al sentido trascendente del ser, la continuidad de conciencia que es imperturbable, siempre presente e impermeable al daño. Desde esta perspectiva, es posible experimentar en directo el hecho de que no somos nuestros pensamientos, emociones, recuerdos, impulsos o sensaciones. Estos fenómenos cambian constantemente y son aspectos periféricos de nosotros, pero no son la esencia de quienes somos.

5-Valores: clarificar lo que es más importante, desde el fondo del corazón, qué clases de personas queremos ser, qué es lo significativo y valioso en nuestra vida y qué queremos representar en esta vida.

6-Acción Comprometida: establecer metas guiadas por valores e involucrarse en acciones efectivas para alcanzarlas.

La Relación Terapéutica ACT

El entrenamiento en ACT ayuda a los terapeutas a desarrollar las cualidades esenciales de compasión, aceptación, empatía, respeto y la habilidad de estar psicológicamente presente aún en presencia de emociones fuertes. Más aun, ACT enseña a los terapeutas que, gracias al lenguaje humano, están en el mismo barco que sus clientes –de modo que no tienen que ser “seres iluminados” o tener “todo resuelto”. De hecho, podríamos escucharlos decir a sus clientes algo como ésto:

“No quiero que pienses que tengo toda mi vida en orden. Es más como si se tratara de ti escalando tu montaña allí y yo escalando la mía aquí. No es como si yo ya hubiera alcanzado la cumbre y estoy descansando. Es sólo que desde donde yo estoy en mi montaña, puedo ver los obstáculos en tu montaña que tú no puedes ver. De modo que puedo señalártelos y tal vez mostrarte algún camino alternativo para sortearlos”.

Fragmentos traducidos del texto: Embracing Your Demons: an Overview of Acceptance and Commitment Therapy

Historia ignorada

Por STEVE STRONG
Traducido por FTG

En la última década, toda clase de inesperados descubrimientos arqueológicos han llevado a muchos expertos a cuestionarse gran parte de lo que se habían asumido como un hecho. Los resultados recientes y el trabajo de campo en relación con pequeños ‘hobbits’ en la isla de Flores, los homínidos siberianos con conexiones de ADNmt (ADN mitocondrial) a la gente de Papua Nueva Guinea, la exclusividad de nuestro distintivo código genético Homo sapiens que se han visto comprometidos por una entrada de 4% de ADN Neandertal, y una variedad de hallazgos inesperados han puesto en cuestión muchos supuestos elementales que se tenían sobre el pasado.

El Profesor Clive Gamble (Universidad de Southampton) resumió sucintamente la actual situación de estancamiento y la polarización que esto ha causado, al declarar que tenemos que construir “un mapa completamente nuevo del mundo y cómo lo poblamos.” 1 Por supuesto, nuestra respuesta a la llamada de Gamble puede parecer radical, sin embargo, estos descubrimientos, no sólo en América, sino en toda la región del Indo-Pacífico, todos apuntan a la misma antigua inspiración meridional.

Después de una extensiva consulta e investigación, somos de la opinión de que en algún momento en el pasado distante, no menos de 50.000 años y posiblemente mucho antes, los hombres y las mujeres aborígenes zarparon de Australia y comenzaron a explorar tierras extranjeras. Ellos eran los portadores de nuevas ideas y opciones, y legaron a la humanidad las piedras angulares de la civilización: la religión, la cultura, la igualdad de género, el arte, la navegación, la democracia, la astronomía, la cirugía y sus genes.

Los Guardianes del Conocimiento y las Leyes tradicionales de los Aborígenes Australianos han dejado claro para nosotros que ellos son ciertamente la “Primera Raza”. 2 No eran, como se supone por el público general, salvajes ignorantes estancados en su inercia primitiva. Como el altamente respetado Anciano Dhungutti Rueben Kelly cita, “Hace siglos que ustedes los blancos eligieron el camino de la ciencia y la tecnología. Ese camino destruira el planeta.Nuestro papel es el de proteger el planeta. Esperamos que ustedes lo descubran antes de que sea demasiado tarde “. 3

A diferencia de los demás en el campo o en el laboratorio, no hemos “descubierto” nada: nuestra función es la de actuar como escribas y presentar fielmente su historia. El resto es fácil: encontrar pruebas para los blanco para fundamentar la verdad del origen africano.
Cuestionando la salida de África

Antes de emprender este antiguo viaje hay un destino y el éxodo que necesita ser reposicionado: África. De acuerdo a los textos académicos y arqueológicos, África es el lugar desde donde los humanos modernos evolucionaron y luego extendieron sus genes a todos los continentes.La teoría de la salida de África con el paso de los años, desde que propuso por primera vez, se ha transformado en un hecho. Uno de los documentos originales que aseguran trazar los movimientos de nuestros antepasados y origen, The Recent African Genesis of Humans (El Reciente Génesis Africano de los Humanos), escrito por los profesores Alan Wilson y Rebecca Cann, es reconocido como el capítulo que cierra este misterio. Sin embargo, entre los absolutos había un calificador que ha sido convenientemente y repetidamente descuidado. Sabiamente, con el beneficio de la retrospectiva, los autores afirmaron que el Homo sapiens “probablemente”, 4 nunca definitivamente, evolucionó en África.

Wilson y Cann propusieron que todos los humanos modernos comparten la misma madre antigua, a la que dieron el nombre de Eva, y de acuerdo con sus cálculos vivió en África en algún momento entre hace 150-200.000 años. De crucial importancia son dos de los tres supuestos que sustentan sus matemáticas.
Las poblaciones aborígenes(sic) de Nueva Guinea y Australia se calcula que se habían asentado hace menos de 50.000 a 60.000 años atrás. La cantidad de la evolución que se ha producido desde que en cada uno de esos lugares parece aproximadamente de un tercio de la que se muestra en la totalidad de la especie humana. En consecuencia, podemos inferir que Eva vivió tres veces 50.000 a 60.000 años, o aproximadamente hace 150.000 a 180.000 años. 5

Esta declaración fue considerada como la última palabra, y la resolución de los “15 años de desacuerdo” 6 entre dos ramas de la ciencia. Wilson y Cann triunfalmente proclamaron la victoria en nombre de los genetistas moleculares que declaran que “ganamos el argumento, cuando los paleontólogos admitieron que nosotros estábamos en lo correcto y que ellos se habían equivocado”. 7

Con el caso cerrado y asegurado los derechos de fanfarronear a perpetuidad, la ciencia había proporcionado una vez más certeza y una ascendencia africana. O al menos eso parecía. Pero no mucho después de que su trabajo fuera publicado Rebecca Cann se dio cuenta de que estaban equivocados. En 1982, examinaron el ADN mitocondrial de 112 personas indígenas, entre ellas doce indígenas de completa ascendencia aborígen, y los resultados fueron totalmente opuestos a lo que se suponía había sido resuelto por completo.

Sin embargo, Cann se vio obligado a contradecir un principio central de su trabajo, afirmando que “el ADN mitocondrial pone el origen del Homo sapiens mucho más atrás e indica que los aborígenes australianos surgieron hace 400.000 años a partir de dos linajes distintos, mucho antes que cualquier otro tipo racial “. 8 No sólo fue la aparición de los Aborígenes Homo sapiens “mucho antes” 9 que cualquier africano, ella proporciono una secuencia y la tierra madre.

El grupo racial de Australia tiene un número mucho más elevado de mutaciones que cualquier otro grupo racial, lo que sugiere que los Australianos se separaron de un ancestro común alrededor de hace 400.000 años atrás. Por la misma teoría, los Mongoloides (asiáticos) se originaron hace unos 100.000 años, y los grupos negroides y caucásicos hace unos 40.000 años.10

La realineación y retrocesos eran de interés inmediato para Alan Wilson. Si Cann estaba en lo correcto en la detección de un “número mucho más elevado de mutaciones” 11 podrían también romper su papel original.

Desesperado por solucionar las inconsistencias obvias, Wilson hizo dos visitas a Australia. En 1987, Wilson tomó muestras del ADN mitocondrial de 21 descendientes puros de Aborígenes Australianos y proporcionaron 15 líneas diferentes. Este número estaba fuera de lo que nadie esperaba y obligó a Wilson a la convincente conclusión de que había más de 15 mujeres embarazadas en el primer barco. Una segunda visita en 1989 aumentó el número de tripulantes a niveles que literalmente se hundirían el barco, en cuanto entrara en el agua, y obligó a Wilson a abandonar África como el lugar donde el Homo sapiens se originó. De una segunda muestra de diez, un porcentaje similar (70%) de la mutación estaba presente. Al recibir los resultados de su segundo muestreo de ADN mitocondrial Wilson inmediatamente reconoció que la teoría dd la salida de África estaba equivocado.

La matemática no era complicada: la tasa acordada de mutación del ADNmt por cada nuevo hebra es de 3.500 años, por lo tanto, 22 x 3.500 = 77.000 años. Wilson se dio cuenta en caso del regreso y el aumento de la población encuestada, también lo sería el aumento del tamaño de la tripulación. A él no le quedó más remedio que descartar su artículo original.

Parece demasiado lejos de admitir, pero mientras que el Homo erectus se fue confundiendo en el resto del mundo, algunos pocos erectus habían conseguido llegar a Australia e hicieron algo totalmente diferente – ni siquiera con herramientas de piedra – pero es allí donde el Homo sapiens emergió y evoluciono … Homo sapiens habría evolucionado libre de la competencia a partir de un pequeño grupo de Homo erectus hace 400.000 años.12

Lamentablemente, y en cierto modo desconcertante, estos hallazgos fueron ignorados en su mayoría. De hecho, la oposición a la teoría fuera de África ha perdido impulso. Tal vez este tímido clima en cierta medida explica las reacciones a la investigación de Alan Thorne sobre la genética y la antigüedad del Hombre del lago Mungo (WLH3). Redatado en más de 60.000 años de antigüedad y el más antiguo Homo sapiens jamás encontrado, esto en sí mismo plantea serias dudas en relación con las credenciales de cualquier teoría afirmando que los primeros navegantes llegaron a las regiones del norte de Australia hace unos 60.000 años. A miles de kilómetros de cualquier posible punto de entrada, los aspectos prácticos involucrados en llegar a esta tierra distante en el lago en cuestión de días después de desembarcar son insuperables. Esta fecha, junto con el descubrimiento del que WLH3 tenía un “ADN extinto” 13 , que no se parece a ninguna otra población, sin duda pone en duda la realidad de una migración Africana.

Volviendo a los cálculos originaldes de Wilson y Cann, su propuesta temporal de algún punto entre 50-60.000 años no se encuentra en un terreno menos inestable que su error de cálculo genético. Hay por lo menos diez sitios australianos afirmando tener más de 60.000 años, concediendo que cada fecha es cuestionada por los críticos conservadores, pero aún así, todos son productos de respetados académicos.

¿Qué se necesita para ser aceptado que si sólo una fecha resulta ser correcta, con independencia de cualquier juicio que se pase en los otros nueve, se puede declarar con confianza como un hecho que Australia no fue colonizada por Homo sapiens africanos hace unos 60.000 años. Tanto si el sitio ganador resulta ser Lake George-agricultura mediante quema (120.000 años), el Lago Eyre- parte superio de un cráneo (135.000 años); herramientas en Jinmium (176.000 años); Panaramittee- petroglifos de cocodrilos de agua salada (75.000 años); Rottnest Island-herramientas (70.000 años); Devonport-pretroglifos (> 115.000 años); arte en Jinmium- (75-116,000 años), la Gran Barrera de Coral – agricultura mediante quema (185.000 años); Mungo Lake (WLH3)- esqueleto completo (61-65,000 años), o (WLH1)-huesos cremados (61.000 años), uno de los diez es suficiente para negar la entrada africana.
Los Primeros Americanos
Para agravar las inconsistencias de la teoría de la salida de África estan los recientes descubrimientos de “cientos de restos óseos” 14 en América que “se parecen a los aborígenes australianos.” 15
En la edición de octubre/noviembre de Cosmos, Jacqui Hayes presentó un caso morfológicamente convincente en apoyo de la presencia de Aborigenes Australianos en América. Según Hayes, el asentamiento Aborigen de las Américas comenzó en un tiempo indeterminado antes de la segunda migración de personas , “con distintivos rasgos mongoloides” 16 y quedan, dentro de esa línea, una serie de cuestiones sin resolver.
Cuando se afirma que “sorprendentes nuevos hallazgos sugieren que los primeros Australianos hicieron todo el camino a América del Sur hace más de 11.000 años atrás”, 17 la narrativa es incompleta. ¿Cuánto tiempo hace que se establecieron los Aborígenes, y en que otros lugares se establecieron? Si, efectivamente, Hayes tiene razón en que los Aborígenes Australianos estuvieron en América, en una fecha obtenida más allá de 11.000 años debe ser debido a las acciones de las personas que portaban los genes Australianos Aborígenes.
La imposibilidad de cualquier migración africana, genes o antígenos que entraron en América, fue confirmado mediante el examen de los huesos de Aborígenes que establecen la presencia de antígenos distintivos.
Arnaiz-Vilena y su equipo analizaron el sistema antígeno leucocitario humano (HLA), que es un grupo de proteínas en la superficie de las células inmunes humanas. Los HLAs son la prueba con la que los médicos determinan si los tejidos de una persona son compatibles para el trasplante de órganos o huesos. El HLA es un marcador nuclear dando incluso una genealogía e historia genética para ambos sexos. La mejor prueba que muestra que el HLA es un buen marcador genético para el estudio de parentesco de la población es que por lo general se correlaciona con la geografía. 18
Como era de esperar, el primer candidato era Australiano, pero igual de importante es que los resultados comparativos fueron testigos de una omisión notable: parece que los Africanos se olvidaron de firmar.
“Entonces, ¿qué encontraron? Firmas únicas que sólo se encuentran en los Aborígenes Australianos, los isleños del Pacífico y los pueblos de Asia e incluso en Europa. ” 19 Desaparecido en acción y en mención, la no aparición de los afro HLA es una pieza más de inconveniente evidencia que lleva un sello Australiano.
Al recalibrar esta línea de tiempo Aborigen Australiana/Americana , los datos apenas excedían el máximo de Clovis (mongoloide) siendo la fecha de entrada sin duda incómoda, pero no exigía el arrancar las páginas. Corroborando la evidencia de la presencia Aborigen durante los 10.000 años anteriores a la segunda migración de Asia comenzara se puede encontrar en Tlapacoya, BP 21,700-25,000, la cueva de Los Toldos, Patagonia, 14-15,000 BP, “Meadowbank Rockshelter 19.000 BP (suroeste de Pennsylvania), Tibitó 14.400 BP (Columbia), Walker 15.000 BP (Minnesota) y 13.450 BP Mud Lake (Wisconsin). ” 20
Pero esto no se detiene ahí. La Profesora Silvia Gonzales, quien es una destacada defensora de la teoría de la salida de Australia, fue muy escalonada 21 por los datos obtenidos en el análisis de huellas encontradas en una capa de ceniza volcánica en el lago Vasequillo (México). “Una variedad de impresiones (humana y animal) capturadas en esta capa de roca fueron datadas utilizando O.S.L.” 22 Ella encontró, para su comprensible sorpresa, que el marcador de tiempo era de 40.000 años “cuando estos sedimentos fueron iluminados por los rayos del sol o de la última vez que el material se calento. ” 23 Gonzales es firme en que estas huella son de aborígenes australianos, y que llegaron a América en botes mediente el “island hopping(saltando de una isla a aotra)”24 alrededor de la cuenca del Pacífico.
Tal fecha, 40.000 años, empuja los límites y afirman una extensa ocupación Aborigen, y no ha permanecido sola. El momento en que Albert Goodyear corroboró la datación del lugar, acentuada por la considerable distancia entre los lugares, no puede ser una coincidencia.
Goodyear ha estado trabajando en un yacimiento arqueológico en el río Savannah, cerca de Topper. Se estuvo de acuerdo en que todas las evidencias del yacimiento de Clovis habían sido reunidas y su trabajo estaba completo … Siguió cavando otros cuatro metros antes de que aparecieran una gran variedad de herramientas de piedra, junto a una fogata, que fueron desenterradas. Un pequeño trozo de carbón vegetal fue analizado mediante el recuento del carbono 14 residual y dió una fecha de no menos de 37.000 años se consideró apropiada. 25
Tan embarazosas como estas fechas son las relacionadas a cuando los antiguos Aborígenes Australianos llegaron por primera vez a América, se pone peor para cualquiera apegado a las teorías tradicionales.
No muy lejos de las huella del lago Vasequillo, Gonzales investigó otro yacimiento que fue ignorado deliberadamente por cerca de 30 años después de una investigación exhaustiva realizada por Cynthia Irwin-Williams. Las fechas son tan sensacionales y numerosas, y tan obviamente relacionadas con los objetos hechos por Homo sapiens artistas, los arqueólogos abandonaron las herramientas y cuadernos de notas y prometieron no volver jamás. Las fechas extrapoladas por una variedad de sólidos análisis geológicos eran demasiado antiguos, no sólo por la ocupación, sino también fuera del periodo asumido para la primera aparición del Homo sapiens. Hasta cierto punto, la cuestión no es sólo una cuestión de si estos números son factibles, sino más bien un caso de abierto antagonismo entre las dos ramas rivales de la ciencia.
Christopher Hardaker, autor de The First American (El Primer americano), creó una conversación ficticia entre los dos equiposs rivales que destaca gráficamente cómo la discusión sobre qué grupo de académicos tiene razón ha cegado a los combatientes.
ARQUEÓLOGO: ¿Usted nos está pidiendo que crea que el arte sofisticado y tecnología del Paleolítico Superior fue inventada hace más de 200.000 años en el centro de México por el Homo erectus ? Ridículo.GEÓLOGO: Usted nos está pidiendo que creamos que la Ciencia está apagada por una magnitud de 10? Ridículo. 26
.A menudo, el resultado de la tecnología de vanguardia, los análisis químicos y los cálculos hechos provenían de instituciones muy respetables y particulares. Algunas de las técnicas ofensivas y fechas (que provenían de la capa de ceniza volcánica y escombros depositados por encima de los artefactos / o huellas) son: Serie Datada por Uranio (200.000 años); Fission Track Zircon (170-640,000 años); soluciones minerales (200.000 años), el análisis de Diatomeas (80.000 años); U-Th/He (200.000 años); tephrahydration (250.000 años), cambios magnéticos en las rocas (790.000 años) y argón argón (1.300.000 años).
Los hechos y las grandes cifras, exigen una respuesta. ¿Qué pasa si sólo una fecha es realmente cierta? ¿Eso significa que el Homo sapiens tiene, como Christopher Hardaker asegura, es responsable de “arte de 600.000 años de edad?” 27 Si es así, esto por sí solo sugiere la a menudo ridiculizada teoría de Mu, Atlantis y otras civilizaciones antiguas tienen sustancia geológica real?
En cuanto a si la ruta “island hopping(salto de isla en isla)” 28 de Gonzales desde Australia, a través de Asia, Japón, Siberia y luego América es plausible, a menudo se dice que una imagen puede actuar como un sustituto digno para bastantes pocas palabras. La fotografía inferior de un Anciano Ainu Japonés de ascendencia pura fue tomada a finales del Siglo 19 por el antropólogo alemán Dr. Hermann Klaatsch. Las características físicas que aparecen en esta fotografía, en asociación con el reciente descubrimiento de “un esqueleto muy bien conservado en Gua Gunung, Malasia” 29 resuena a una antigua inspiración sureña. El Malayo “espécimen tiene menos 10.200 B.P. y se dice que es un representante tardío de una morfología no especializada, similar a la de los aborígenes australianos.” 30

Anciano Ainu

Pueblo Ainu (Japón)
La Primera Embarcación
Para la aparición de una población “similar a la Australiana” 31 los aborígenes en Malasia, Japón, América o cualquier otro lugar, se necesitaba una embarcación. El acuerdo tantas veces propuesto de Australia desde África en una balsa destartalada, o a través de aferrarse desesperadamente a los troncos durante las tormentas, no está a la altura. Este navío debía ser capaz de soportar los monzones y las semanas en el mar, y dar cabida a una tripulación de cerca de 20 adultos para evitar la endogamia y así repoblar con éxito un continente deshabitado. En ninguna parte hoy en día nadie va a descubrir los antiguos restos de madera de esa sofisticada nave “cruza océanos” 32 . Pero si se buscaran el resto de los tablones únicamente hay un lugar donde buscar.
Graham Walsh era “la autoridad ampliamente reconocida en el fascinante arte Bradshaw de la zona de Kimberley … Dentro de esta área, ha descubierto las pinturas más antiguas de barcos en el mundo, datadas en una edad mínima de 17.000 años, pero con la fuerte posibilidad de ser de hasta 50.000 años de antigüedad … ” 33 Walsh insistió en que la “alta proa del barco” 34 es “innecesaria para barcos usados ​​en las aguas continentales, en calma. El diseño sugiere que fue utilizada en el océano abierto. ” 35 Walsh estaba bastante impresionado por la función, la antigüedad, y lo más importante, las dimensiones de estos navíos: “. Son barcos grandes, totalmente extraños” 36 Por otra parte, no sólo fue la sofisticación y la tecnología exhibida difícil de asimilar para Walsh, que aún tenía que dar cuenta de las razones por las que había “dos pinturas de barcos de alta mar, uno con 23 personas a bordo, y el otro con 29.” 37
Estos son números ideales como poblaciones fundadores cuando se navega hacia tierras lejanas, sin embargo diagramas y especificaciones no hacen un barco. Tener una clara idea es un primer paso prometedor, pero hay algunos aspectos prácticos que deben abordarse antes de que cualquier idea toma forma. Se requieren materiales, herramientas y las habilidades necesarias de navegación que supuestamente no existían por lo menos en otros 20.000 años. Independientemente de lo que se suponga, la primera herramienta necesaria para construir un barco que cómodamente tenga capacidad para 30 personas, es un hacha. La madera es lo principal, no los troncos podridos que caen, es esencial en la fabricación de un navío lo suficientemente fuerte como para navegar a través de los océanos.
No debería ser ninguna sorpresa ya que el hacha más antigua del mundo, datada en 40.000 años, fue encontrada en Huon Terraza PNG (que era parte del continente australiano hasta hace 8.000 años), otros descubrimientos en la tierra de Jaowyn, el Territorio del Norte (35.500 años ), en Sandy Creek, Queensland (32.000 años) y el Territorio del Norte de Malangangerr (23.000), son por lo menos 8.000 años más antiguas que la primera hacha encontrada fuera de Australia en (Niah Cave, Sarawak, 15.000 años).
Con hacha en mano, los planos de la pared, las reservas para navegar hechas, todavía queda una habilidad vital de navegación para cualquier viaje más allá del fin de la tierra. El libro de Hugh Cairns Dark Sparklers (Oscuros Fuegos artificiales) es la primera y única publicación dedicada a la puesta en común de conocimientos astronómicos tradicionales Aborígenes. Cairns se ganó la confianza del Anciano Wardaman Bill Harnley, que habló de su conocimiento ancestral de las estrellas “, grandes figuras negras”, 38 los movimientos de las constelaciones, y de las estrellas “en lo alto..” 39 De acuerdo a Cairns, ha habido astrónomos aborígenes por “cerca de 30.000 años.” 40
No sólo el Pacífico, sino también el océano Índico, fue una ruta utilizada para navegar y luego compartir tanto dones esotéricos, como tecnologías, directrices, y por supuesto, genes.
“El Dr. Raghavendra Rao y los investigadores del proyecto Estudio Antropológico Indio con respaldo de la India encontraron mutaciones únicas siendo compartidas entre los actuales Indios y los Aborígenes. ” 41 Ellos “identificaron siete personas del centro de Dravidian y tribus Austro-Asiáticas que compartían rasgos genéticos que sólo se encuentran en los aborígenes . ” 42
Mucho antes, los estudios lingüísticos de la lengua Dravidian ya habían identificado la misma relación. Los Dravidian “pescadores de la costa de Madras utilizan casi las mismas palabras para yo, tú, él, nosotros, y que que algunas tribus aborígenes. Muchas otras palabras clave en los dialectos Dravidian son idénticos a los términos aborígenes de Tasmania, tanto en la pronunciación como el significado. ” 43
Es necesario apreciar que la cultura y el lenguaje de Tasmania es un hecho relativamente reciente, y la isla es el resultado del final del deshielo al final de la última Edad de Hielo cuando el mar cubría las llanuras bajas entre Victoria y Tasmania. Durante los últimos 8.000 años, este aislamiento ha sido instrumental en el desarrollo de una cultura distintiva de Tasmania. 44
Con un lenguaje que no llegó a existir antes de hace 8.000 años formando una parte sustancial del vocabulario básico Dravidian, esta conexión de ADNmt sugiere fuertemente que los aborígenes australianos se mantuvieron en contacto con la India por un tiempo considerable.
Sobre todo porque “las canoas australianas se construían de forma idéntica a las de las tribus costeras Dravidian de la India, y las tribus salvajes en la región de Deccan de la India son la única cultura conocida por usar el boomerang fuera de Australia.” 45 El boomerang más antiguo descubierto en el mundo se encuentran en Wyrie Swamp, Australia del Sur, y está datado en 10.200 años.
El dingo, es aceptado que fue llevado a Australia desde algún lugar de Asia hace unos 6.000 años, sólo fortalece la posibilidad de un prolongado enlace Australo-Indio. Al parecer, los Dravidianos adoptaron el boomerang australiano para cazar, eligieron sus canoas mejor diseñados para ayudar a la pesca, y como suele ser el caso cuando se encuentran por primera vez dos culturas, compartieron la tecnología, la amistad y los genes.
Hay mucho más en esta antigua narrativa Aborigen. A lo sumo hemos proporcionado una breve descripción geográfica de hasta donde navegaron los antiguos Aborígenes, y la esperanzadora evidencia presentada validando su creencia de que son descendientes de la “Primera Raza”. 46
Si la hebra africana del Homo sapiens surgió hace 40.000 años no es para tenerlo en cuenta, nuestro foco está en los genes más tempranos de Australia, sus viajes y su herencia. Hemos examinado algunos de los lugares alcanzados, pero en cuanto a la herencia religiosa del Dreaming (Sueño) como se evidencia a través de los nueve principios místicos compartidos, respaldados por la igualdad de género y la especie, es un capítulo más de una historia antigua que abarca eones y geografía . Su íntimo conocimiento de lo divino, junto con los dones menores de la navegación, la astronomía, la cirugía cerebral, la penicilina, el entierro/cremación/embalsamamiento, amputaciones, hechas por hachas, la democracia, los arcos y las flechas, y mucho más, es parte de un olvidado origen que merece ser escuchado una vez más.
Notas a pie de Página
1. “Australia’s ‘First Americans’,” Daily Telegraph, 8 September 2004, 3 (n).
2. The Nephew of Reuben Kelly, 2010, Recounting Uncle Rueben Kelly From his Nephew, Personal Communication to Steven Strong.
3. Anne Wilson Schaef, Native Wisdom for White Minds: Daily Reflections Inspired by the Native Peoples of the World (Random House, 1995).
4. Allan C. Wilson & Rebecca L. Cann, “The Recent African Genesis of Humans: Genetic Studies Reveal That an African Woman of 200,000 Years Ago Was Our Common Ancestor,” Scientific American 266, no. 4. (April 1992), 68.
5. Ibid. 72.
6. Ibid. 68.
7. Ibid. 68.
8. Robert Lawlor, Voices of the First Day: Awakening in the Aboriginal Dreamtime (Inner Traditions International, 1991), 26.
9. Ibid. 26
10. Ibid. 26.
11. Ibid. 26.
12. Ibid. 26.
13. Leigh Dayton, “DNA Clue to Man’s Origin: How Mungo Man Has Shaken the Human Family Tree,”The Australian, 9 January 2001, 1(n).
14. Jacqui Hayes, “Ancient Odyssey,” Cosmos issue 35, 2010, 42.
15. Ibid. 39.
16. Ibid. 40.
17. Ibid. Front Cover.
18. Ibid. 45.
19. Ibid. 45.
20. Steven Strong & Evan Strong, Constructing a New World Map, 1st ed. (University Press of America Inc., 2008), 42.
21. Martin Redfern (producer/reporter), Pauline Newman (producer) & Robyn Williams (presenter), “Oldest American Footprints” (transcript), The Science Show, ABC Radio National, 11 Feb. 2006,http://abc.net.au/rn/sciencesshow/stories/2006/1564746.htm
22. Strong & Strong, Constructing a New World Map, 48.
23. Redfern, Newman & Williams, The Science Show.
24. Ibid.
25. Strong & Strong, Constructing a New World Map, 49.
26. Christopher Hardaker, The First American: The Suppressed Story of the People Who Discovered the New World (New Page Books, 2007), 187.
27. Ibid. 45.
28. Redfern, Newman & Williams, The Science Show.
29. Walter A. Neves & Mark Hubbe, “Cranial Morphology of Early Americans from Lagoa Santa, Brazil: Implicatons for the Settlement of the New World,” Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 102, no. 51 (2005), http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=1317934, 467.
30. Ibid. 467.
31. Ibid. 467.
32. Michael Winkler, “Rock Star of the Kimberley,” The Age, 20 Sept. 2004.
33. Strong & Strong, Constructing a New World Map, 47.
34. “First Americans Were Australian,” BBC News, 26 Aug. 1999,http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/430944.stm.
35. Ibid.
36. Winkler, “Rock Star of the Kimberley.”
37. Ibid.
38. Hugh Cairns & Bill Yidumbuma, Dark Sparklers, 2nd ed. (H.C. Cairnes, 2004), 42.
39. Ibid. 39.
40. Ibid. 42.
41. AAP, “First Australians Were Indian: Research,” Sydney Morning Herald, 23 July 2009(n); Within Steven Strong & Evan Strong, Forgotten Origin (University Press of America, Inc., 2010), 16.
42. AAP, “First Australians Were Indian: Research”; Within Strong & Strong, Forgotten Origin, 16.
43. Lawlor, Voices of the First Day, 120.
44. Strong & Strong, Forgotten Origin, 17.
45. Lawlor, Voices of the First Day, 120-121.
46. Kelly.

CONÓCETE A TI MISMO

Conócete a ti mismo“Te advierto, quien quiera que fueres, ¡Oh; tú que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera! Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿Cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros. ¡Conócete a ti mismo y conocerás al universo y a los dioses!”. (Inscripción en el frontispicio del Templo de Apolo en el Monte Parnaso, Grecia; 2500 a.C.).
Ciertamente, si no hallamos dentro de nosotros mismos aquello que buscamos jamás podremos hallarlo fuera. Con justa razón afirmaba Sócrates: “Sólo el conocimiento que llega desde dentro es el verdadero conocimiento”.

En esta época en la que todo nos invita a exteriorizarnos, a disfrutar de las sensaciones que nos ofrece la vida, a rendir pleitesía al nuevo Señor del mundo, el hedonismo…, nos hemos olvidado de lo más importante: nosotros mismos.

Reímos y lloramos, osamos y tememos, amamos y odiamos… y todo ello sin percibir el resorte secreto que nos lleva a ello. Creemos conocernos pero ¿qué sabemos en realidad de nosotros? Nuestro nombre nos lo dieron. Nuestro cuerpo nos lo prestaron. Nuestros conocimientos los adquirimos. Entonces, ¿quiénes somos?

¿Existe algo más triste en la vida que ir de la cuna a la tumba y seguir ignorando quiénes somos y para qué hemos venido al mundo? Trágica es la existencia de aquel que muere sin haber conocido el motivo de su vida…

Todo el mundo cree que se conoce a sí mismo, pero ni remotamente sospecha que no es “uno” sino “muchos”. Realmente la autoasumida individualidad deviene en multiplicidad. Somos como un barco lleno de gente donde cada uno de los pasajeros quiere tomar el timón para llevar el navío a donde le plazca.

El Yo que jura amor eterno a una dama es desplazado por otro Yo que la deja en el altar para fugarse con otra. El Yo que jura fidelidad a su país es desplazado por otro que vende al mejor postor sus secretos. El Yo que promete a las multitudes un gobierno transparente es desplazado por otro que maneja dinero sucio. El Yo que hoy adora a Dios es desplazado poco tiempo después por otro totalmente escéptico.

Negar la “doctrina de los muchos” sería pecar de ingenuos, pues no es posible en modo alguno negar contradicciones íntimas que cada uno de nosotros posee.

Si nos pudiésemos ver en un espejo de cuerpo entero, tal cual somos, descubriríamos por sí mismos en forma directa esa “doctrina de los muchos”.

Si tuviéramos verdadera Individualidad, si poseyéramos una unidad en vez de una multiplicidad, tendríamos también continuidad de propósitos, conciencia despierta, constancia, voluntad…

Necesitamos conocernos a nosotros mismos para eliminar aquello que nos sobra y adquirir aquello que nos falta si es que queremos abandonar el mundo ilusorio y trivial en el que vivimos y sumergirnos en el gran océano de vida que es lo Real, más allá del cuerpo, de los afectos y de la mente.

“El humilde conocimiento de ti mismo es un camino más seguro hacia Dios que el camino de la ciencia” enfatizaba Tomás de Kempis. “Hay quien lamenta su necedad, éste ya no es necio; más necio es aquel que sin conocerse a sí mismo dice ser inteligente” manifestaba el propio Buddha.

Llegado a este punto, el amable lector seguramente se preguntará: ¿cómo puedo llevar a cabo esa transformación interior?, ¿cómo puedo lograr el despertar conciencia?… Dejemos al mismísimo C. G. Jung que arroje un poco de luz sobre esta interesante cuestión:

Para que se produzca esta transformación es imprescindible la circumambulatio, o sea la concentración exclusiva en el centro, en el lugar de la transformación creadora. En este proceso se es «mordido» por animales, es decir, hay que exponerse a los impulsos animales del inconsciente sin identificarse con ellos ni «huir de los mismos», pues la huida frente al inconsciente haría ilusorio el objeto del procedimiento. Hay que seguir en él, es decir, el proceso iniciado en este caso por la autoobservación, ha de ser vivido en todas sus peripecias y anexionado al consciente mediante la mejor comprensión posible. (Psicología y Alquimia).
Esos animales que muerden son sin duda los animales del deseo que llevamos en nuestro interior, los “agregados psicológicos” como los denominan en Oriente, los “Yoes” de la psicología experimental, los defectos o debilidades de los distintos credos. Ellos clavan sus afilados dientes en nuestras carnes íntimas para succionar nuestras energías mentales, emocionales o volitivas. No es, como apunta Jung, huyendo de esas bestias internas como podemos transformarnos. Por el contrario lo que conviene es observarlas como el policía observa al ladrón que merodea alrededor de una casa, esperando que cometa el delito para poder pillarle in fraganti.

El basamento es la AUTOOBSERVACIÓN. Quien no se observa no se conoce, y quien no se conoce no puede cambiar.

A medida que uno practica la autoobservación interior va descubriendo por sí mismo a muchas gentes, a muchos “Yoes” que viven dentro de nuestra propia personalidad.

El sentido de la autoobservación íntima se encuentra atrofiado en todo ser humano pero ejercitándolo, autoobservándose de momento en momento, tal sentido se desarrollará en forma progresiva.

A medida que el sentido de autoobservación prosiga su desarrollo mediante el uso continuo, nos iremos haciendo cada vez más capaces de percibir en forma directa aquellos Yoes sobre los cuales jamás tuvimos dato alguno relacionado con su existencia.

Nos hemos formado falsos conceptos sobre sí mismos… Muchas cosas que creemos no tener tenemos y muchas que creemos tener no tenemos. Suponemos que poseemos tales o cuales cualidades que en realidad no poseemos, y muchas virtudes que poseemos ciertamente las ignoramos.

Somos los tristes personajes que describe Platón en su mito de la caverna, individuos atados con cadenas que toman por reales las sombras que proyectan los objetos que desfilan entre ellos y un resplandeciente fuego. Lo que creemos real es una simple ilusión.

Necesitamos romper las cadenas del Yo para poder despertar conciencia y palpar las grandes realidades de la vida y de la muerte.

Muchos textos sagrados nos hablan de la necesidad de despertar pero ninguno de ellos explica claramente cómo hacerlo.

Indudablemente el primero paso para sacar de su sueño a la conciencia es autoobservarse profundamente. Solo así podremos conocer las transacciones, los intereses, los gustos, las simpatías, etc., de cada Yo y asimismo las consecuencias que en nosotros y en los demás provoca. Pero indudablemente la autoobservación no es todo. La senda que ha de llevarlos a la Iluminación nos exige COMPRENDER y ELIMINAR lo observado. Pero esto, querido lector, es un tema que necesariamente requiere ser abordado en un marco distinto, como el que proporcionan nuestros cursos…

Para finalizar permítanos el paciente lector cerrar este primer capítulo de la ciencia del DESPERTAR recordando una máxima de San Agustín:

NOLI FORAS IRE, IN TEIPSUM REDDI; IN INTERIORE HOMINE HABITAT VERITAS
No vayas fuera, entra en ti mismo: en el hombre interior habita la verdad.

AGEAC

Texto Taoista

Habla simplemente cuando sea necesario.
Piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca.
Sé breve y preciso ya que cada vez que dejas salir una palabra,
dejas salir al mismo tiempo una parte de tu energía.
De esta manera aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder esa energía.
Nunca hagas promesas que no puedas cumplir.
No te quejes y no utilices en tu vocabulario
palabras que proyecten imágenes negativas
porque se producirá alrededor de ti
todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de energia.
Si no tienes nada bueno, verdadero y útil que decir,
es mejor quedarse callado y no decir nada.
Aprende a ser como un espejo: Escucha y refleja la energía.
El universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo
que la naturaleza nos ha dado,
porque el universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos,
nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones
y nos envía el reflejo de nuestra propia energía
bajo la forma de las diferentes circunstancias
que se presentan en nuestra vida.
Si te identificas con el éxito, tendrás éxito.
Si te identificas con el fracaso, tendrás fracasos.
Así podemos observar que las circunstancias que vivimos
son simplemente manifestaciones externas
del contenido de nuestra habladuría interna.
Aprende a ser como el universo,
escuchando y reflejando la energía
sin emociones densas y sin prejuicios.
Porque siendo como un espejo sin emociones
aprendemos a hablar de otra manera.
Con el poder mental tranquilo y en silencio,
sin darle oportunidad de imponerse
con sus opiniones personales
y evitando que tenga reacciones emocionales excesivas,
simplemente permite una comunicación sincera y fluida.
No te des mucha importancia y sé humilde,
pues cuanto más te muestras superior,
inteligente y prepotente,
más te vuelves prisionero de tu propia imagen
y vives en un mundo de tensión e ilusiones.
Sé discreto, preserva tu vida íntima,
de esta manera te liberas de la opinión de otros
y llevarás una vida tranquila volviéndote invisible,
misterioso, indefinible, insondable como el Tao.
No compitas con los demás, vuélvete como la tierra
que nos nutre, que nos da lo que necesitamos.
Ayuda a los otros a percibir sus cualidades,
a percibir sus virtudes, a brillar.
El espíritu competitivo hace que crezca el ego
y crea conflictos inevitablemente.
Ten confianza en ti mismo,
preserva tu paz interna
evitando entrar en la provocación
y en las trampas de los otros.
No te comprometas fácilmente.
Si actúas de manera precipitada,
sin tomar conciencia profunda de la situación,
te vas a crear complicaciones.
La gente no tiene confianza en aquellos que muy fácilmente dicen “sí”,
porque saben que ese famoso “sí” no es sólido y le falta valor.
Toma un momento de silencio interno
para considerar todo lo que se presenta
y toma tus decisiones después.
Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría.
Si realmente hay algo que no sabes,
o no tienes la respuesta a la pregunta que te han echo, acéptalo.
El hecho de no saber es muy incómodo para el ego
porque le gusta saber todo, siempre tener razón
y siempre dar su opinión personal.
En realidad el ego no sabe nada,
simplemente hace creer que sabe.
Evita el hecho de juzgar y de criticar,
el Tao es imparcial y sin juicios,
no critica a la gente,
tiene una compasión infinita y no conoce la dualidad.
Cada vez que juzgas a alguien
lo único que haces es expresar tu opinión personal
y es una pérdida de energía, es puro ruido.
Juzgar es una manera de esconder sus propias debilidades.
El sabio tolera todo y no dirá ni una palabra.
Recuerda que todo lo que te molesta de los otros
es una proyección de todo lo que
todavía no has resuelto de ti mismo.
Deja que cada quien resuelva sus propios problemas
y concentra tu energía en tu propia vida.
Ocúpate de ti mismo, no te defiendas.
Cuando tratas de defenderte
en realidad estás dándole demasiada importancia
a las palabras de los otros
y le das más fuerza a su agresión.
Si aceptas el no defenderte
estás demostrando que las opiniones de los demás no te afectan,
que son simplemente opiniones
y que no necesitas convencer a los otros para ser feliz.
Tu silencio interno te vuelve impasible.
Haz regularmente un ayuno de la palabra para volver a educar al ego
que tiene la mala costumbre de hablar todo el tiempo.
Practica el arte de no hablar.
Toma un día a la semana para abstenerte de hablar.
O por lo menos unas horas en el día
según lo permita tu organización personal.
Este es un ejercicio excelente para conocer y
aprender el universo del Tao ilimitado
en lugar de tratar de explicar con las palabras qué es el Tao.
Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar
y tu verdadera naturaleza interna
reemplazará tu personalidad artificial,
dejando aparecer la Luz de tu corazón
y el poder de la sabiduría del silencio.
Gracias a esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas
para realizarte y liberarte completamente.
Pero hay que tener cuidado de que el ego no se inmiscuya.
El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio.
Si tu ego se impone y abusa de este poder,
el mismo poder se convertirá en un veneno,
y todo tu ser se envenenará rápidamente.
Quédate en silencio, cultiva tu propio poder interno.
Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en este mundo.
No trates de forzar, manipular y controlar a los otros.
Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son,
o lo que tienen la capacidad de ser.
Dicho en otras palabras, vive siguiendo la vida sagrada del Tao.

Nuestra forma de escribir puede revelar detalles sobre nuestra salud

Nuestra forma de escribir puede revelar muchos detalles sobre nosotros mismos, incluso hasta detalles sobre nuestras posibles patologías mentales. Así se detalla en el último libro “Grafología para la felicidad” de la psicóloga y grafóloga Irene López Assor quien explica que a través de la escritura se puede conocer cómo se comporta una persona con los demás, si tiene rasgos de ira o maldad, si es alegre o triste, si tiene fuerza de voluntad o no o incluso si es o no rencorosa.

Según la experta en grafología, las personas con problemas cardiovasculares o pulmonares suelen presentar escritura con muchos puntos y letra débil; el exceso de punto seguido o punto y aparte se debe a que su dificultad para respirar y la obligación de hacer pausas les lleva a la continua utilización de este símbolo ortográfico.

En el análisis de las letras, el hecho de que una persona escriba con letras “que bailan” simboliza que esa persona es muy emotiva y se deja influenciar por el entorno; si escribe con letra muy pequeña se trata de una persona analítica e incluso avara; si escribe con letras rígidas tiene una personalidad metódica y minuciosa; si las letras son muy grandes, pero sin ser excesivamente grandes, esa persona es abierta, generosa y extrovertida.

De la misma forma, el escribir hacia arriba o hacia abajo nuestros renglones también aclara detalles de nuestra personalidad: si escribimos de forma ascendente somos optimistas y alegres: si escribimos de forma descendente, tendemos a la depresión y si nuestra escritura es horizontal, mostramos frialdad y secretismo.

Por: Sarah Romero para muyinteresante.com

Jodorowsky, Tarot… Herramienta creativa

Obra maestra del saber universal, el Tarot también es un espejo que mira directamente al ojo del alma.

En su película de culto La montaña sagrada, el cineasta, poeta y mago Alejandro Jodorowsky afirma que “el Tarot te enseñará cómo crear un alma”. ¿Es que no venimos todos al mundo con un alma propia, nuestra, ya prefabricada, por decirlo así? Preguntar por la naturaleza del alma en términos abstractos es una labor teológica y especulativa en la que poco podemos avanzar; sin embargo, preguntar por el alma individual y terrenal de cada uno de nosotros abre la puerta a un camino que podemos transitar con la ayuda del Tarot.

El Tarot es un antiguo juego de cartas, creado probablemente durante el siglo XIV de manera anónima, y que Jodorowsky no duda en llamar “una enciclopedia de símbolos”. A pesar de que durante el siglo XX el uso del Tarot se popularizó gracias a las impresiones masivas del Tarot de Marsella o del mazo Raider-Waite, las cartas no tienen un significado fijo, sino que se relacionan y asocian visualmente unas con otras a partir de las vivencias y experiencias propias tanto del consultante como del mago (esto es, de quien realiza la lectura.)

La estructura del Tarot puede explicarse con relativa facilidad: 22 arcanos mayores —figuras arquetípicas— y 56 arcanos menores divididas a su vez en cuatro palos: bastos, espadas, copas y oros, para dar un total de 78 cartas. Al Tarot, dice Jodorowsky, “hay que verlo” más que leerlo. En un estudio clásico sobre el tema escrito conjuntamente con Marianne Costa (La vía del Tarot), Jodorowsky enseña cómo las 78 cartas pueden verse como un mandala, es decir, como una imagen unitaria. Así, cada una de las cartas sería un aspecto de esa totalidad viviente, un monumento de sabiduría que habla a partir del consultante.

El descrédito de la magia en general y del Tarot en particular reside en que popularmente se cree que las cartas sirven para ver el futuro. Para Jodorowsky, “uno no debe hablar del futuro. El futuro es una estafa. El Tarot es un lenguaje que habla sobre el presente. Si lo usas para ver el futuro, te conviertes en un estafador.”

Tomemos como ejemplo el arcano número IX, El Ermitaño: se trata de un viejo con una larga toga que sostiene una lámpara en una mano y un báculo en el otro. Es el antiguo iniciado en magia, que camina en la oscuridad sosteniendo la luz interior; si busca ver el futuro, el mago se ciega, pues como enseña Platón, la demasiada luz también impide ver. En otro aspecto, el Ermitaño camina confiado hacia el futuro que no puede ver, guiado por esa luz interior que es su propio corazón encendido.

El Tarot como herramienta creativa

tarot
En este plano, el Tarot puede servirnos para realizar ejercicios de introversión: ¿qué sentimos o qué pensamos cuando miramos las cartas? ¿Sentimos miedo, asco, repulsión, o bien amor, compasión, paz? Estos aspectos no están “contenidos” en las cartas, sino que reflejan nuestras impresiones sobre el mundo a través de un lenguaje simbólico.
La creatividad o la inspiración, desde el punto de vista del Tarot, consiste en liberar la capacidad creadora de cada uno de nosotros a través de las pautas que consigue despertar la lectura de los símbolos. Recordemos que “inspiración” es un movimiento respiratorio: inspirar es dejar entrar aire al cuerpo para mantenerlo vivo, y expirar puede ser tanto sacar el residuo de esa respiración como transformarlo en aire vital, en sentido: en palabra.

Si le confiamos una preocupación o una duda al Tarot, lo único que obtendremos es una reformulación, un cambio de perspectiva, una sugerencia, incluso un consejo, pero nunca una respuesta tajante, pues el Tarot no toma decisiones por nadie, sino que simplemente refleja la procedencia y los posibles resultados de tales elecciones. “Confiar” aquí es una palabra clave, pues desde el momento en que formulamos una pregunta al Tarot, incluso si lo leemos para nosotros mismos, estamos creando una formulación de un estado de ánimo, estamos poniendo en el mundo una duda que no existía de manera explícita, y eso mismo ya puede considerarse un acto creador; la siguiente parte consiste en crear frases, asociaciones, correspondencias entre las figuras y símbolos que aparecen en las cartas seleccionadas al azar, concentrándonos en la intención de nuestra pregunta y manteniendo una actitud de apertura.

Adquirir un sistema para leerlo es posible a través del estudio y la meditación en las figuras, además de la lectura de maestros como Jodorowsky, Aleister Crowley o Eliphas Levi; sin embargo, no es posible jamás “graduarse” como tarólogo, pues mientras permanezcamos vivos nuestra mente y nuestra comprensión de las cosas sigue cambiando y evolucionando, y en ese sentido el Tarot es capaz de reflejar esos cambios, pues como hemos dicho se trata de un espejo en el que podemos reflejarnos y servir también como película de contraste para reflejar y ayudar a otros.

Faena aleph

7 Ejercicios Mindfullness que pueden realizarse en casa

Muchos sufrimos el estrés en nuestro puesto de trabajo, e irónicamente la propia sobrecarga de trabajo impide a muchos poder atajar el problema por falta de tiempo. La experta en gestión del estrés Elizabeth Scott nos propone unos ejercicios mindfulness que son lo suficientemente simples para que cualquiera pueda realizarlos en su propia casa o lugar de trabajo y son, al mismo tiempo, un método extraordinariamente poderoso para mejorar nuestra capacidad de relajación, concentración y nuestra productividad.
Ejercicio 1: Un minuto de atención plena
Este es un ejercicio fácil que puedes hacer en cualquier momento del día. El objetivo consiste en enfocar toda la atención en tu respiración durante un minuto. Deja abiertos los ojos, respira con el vientre en lugar de con el pecho y trata de respirar por la nariz y que salga por la boca. Céntrate en el sonido y el ritmo de la respiración. Prepárate para que la mente deambule (porque lo hará) y tendrás que esforzarte por devolver la atención al objetivo cada vez que esto pase. Puedes realizar este ejercicio las veces que quieras ya que te ayuda a restaurar la mente, conseguir claridad y paz. Este ejercicio es la base fundamental de una técnica de meditación mindfulness correcta.
Ejercicio 2: Observación consciente
Escoge un objeto. Cualquier objeto cotidiano: una taza de café, un bolígrafo… Ahora permite que absorba completamente toda tu atención. Solo obsérvalo. Ser consciente de lo que estás observando te aporta una sensación de “estar despierto”. Observa cómo la mente se libera de pensamientos y se centra en el momento presente. Es algo sutil pero poderoso. También puedes practicar la observación consciente con las orejas en lugar de los ojos. Algunas veces escuchar es mucho más potente que mirar.
Ejercicio 3: Cuenta hasta 10
Este ejercicio no es más que una simple variación del ejercicio 1. En este caso en lugar de centrarse en la respiración, cierra los ojos y enfoca la atención en contar lentamente hasta 10. Si en algún caso pierdes la concentración, debes empezar por el número 1. En la mayoría de los casos sucede algo así:
– “Uno… dos… tres… tengo que comprar leche hoy. Oh, UPS, estoy pensando.” – “Uno… dos… tres… cuatro… esto no es tan difícil después de todo… ¡Ese es un pensamiento! Empezar de nuevo.” – “Uno… dos… tres… ahora ya lo tengo. Realmente estoy concentrando ahora…”
Ejercicio 4: La llamada a la atención
En este ejercicio consiste en centrar tu atención en la respiración cada vez que se produce una señal ambiental específica. Por ejemplo, cada vez que suena el teléfono. Simplemente elige una señal ajena a ti. Cualquier cosa es válida. Cada vez que te miras en el espejo, cada vez que tus manos se tocan, cada vez que oyes el claxon de un coche, el silbido de un pájaro… Esta técnica está creada para conseguir que, cuando se realiza la acción de enfocar la respiración, tu mente viaja al momento presente y se hace consciente de ello.
Ejercicio 5: Escuchar música
Escuchar música tiene muchos beneficios, tantos, que la música está siendo utilizada terapéuticamente. Eso es porque escucharla produce una gran conciencia del ejercicio. Puedes escuchar música relajante y sentir los efectos calmantes mientras haces un ejercicio mindfulness centrándote realmente en el sonido y la vibración de cada nota.
Ejercicio 6: Limpieza de casa
El término “limpieza de casa” tiene un significado literal, así como uno figurativo; deshacerse de carga emocional. Dejando atrás las cosas que ya no sirven. Ambos pueden ser calmantes para el estrés. El desorden, es un estresor muy importante a tener en cuenta. Limpiar la casa, (reconociéndolo como un ejercicio de atención consciente) puede traer beneficios duraderos. Tienes que verlo como un acontecimiento positivo, un ejercicio de alivio del estrés y autocomprensión, en lugar de simplemente como una tarea. Céntrate en lo que haces y cómo lo estás haciendo.
Ejercicio 7: Observa tus pensamientos
Es difícil conseguir que cualquier persona estresada y ocupada que lleva un rápido ritmo de vida, lo abandone para enfocarlo en una corriente de pensamiento a través de la mente. La idea de sentarse, incluso, les produce más estrés. Si eres una de esas personas, en lugar de trabajar contra la voz de tu cabeza, puedes sentarte y “observar” tus pensamientos en lugar de involucrarte en ellos. De esta manera no conseguirás eliminarlos como en el resto de ejercicios pero es una buena técnica para disminuir su intensidad.
Estos ejercicios de conciencia están diseñados para desarrollar tu capacidad de mantenerte en el momento presente y son una buena manera de mejorar tu capacidad de concentrarte. Practicando esos ejercicios también encontrarás más fácil meditar.
Es importante darse cuenta de que hay una diferencia entre la atención y concentración. La concentración te ayuda a centrar tu atención en una cosa o la otra y de esta manera te ayuda a tomar el mando de lo que pasa en tu mente. Pero atención plena es un paso más allá de la concentración. Atención plena es un estado de conciencia. Es “presencia” de la mente.

Fuente: http://www.creatiabusiness.com