Una técnica liberadora: LA CARTA

Aunque se refiere originalmente a una relación de pareja, también es aplicable a cualquier vínculo que haya sufrido daños: familiares, amigos, compañeros de trabajo, vecinos, enemigos, desconocidos, etc, y más allá que estén hoy vivos o muertos.

Si has terminado una mala relación y todavía no lo has superado, puedes usar esta técnica de “la carta” para liberarte emocionalmente de la situación conflictiva. Es muy eficaz y liberadora.

Lo primero que tienes que hacer es sentarte y escribirle una carta a la persona en cuestión.
Escribe a mano, de tu puño y letra, diciéndole a esa persona todo lo que callaste, ya sea positivo y/o negativo, sin reprimir nada, aun si surge algún insulto.

-Dirigida a … (nombre y Apellidos)

-Yo… (Tu nombre y Apellidos)

-TEXTO… (puedes hacerlo lo corto o largo que desees)

Ten en cuenta el hacerte cargo de tu parte en esta relación, es decir, que fuiste tu quien eligió relacionarte.
Si sientes que es necesario, pide perdón y/o expresa el perdón al otro por lo ocurrido (resulta efectivo especificar estas cuestiones)
Termina la carta deseándole todo lo mejor al/la destinatario de la misma.
También puedes despedirte con la técnica del Ho’Oponopono de esta manera:

Lo siento, Perdóname, te Amo, Gracias.

TE LIBERO, AHORA y PARA SIEMPRE.

Por último, firmas la carta, y puedes, por ejemplo, quemarla y esparcir las cenizas en un tiesto o jardinera, o plantar sobre ellas una linda plantita; en fin, déjate guiar por tu corazón para resolverlo como mejor lo percibas tu.

Dejar ir los sentimientos de rencor y odio y abrirte al perdón es una decisión personal que solo tu podrás tomar. Todos nos equivocamos, y así es como podemos aprender, crecer y evolucionar.

Con el acto de perdonar se pone en marcha el proceso de borrar todo residuo acumulado de culpabilidad, odio y rencor que engendra sentimientos negativos en nuestro subconsciente.
La práctica regular de perdonar y perdonar-nos consciente y voluntariamente, nos vuelve más humanos, más calmados, amables y optimistas.
El perdón es la llave que nos abrirá el reino de la paz interior, que es lo más deseamos!

Así sea! te deseo lo mejor!

Advertisements