Espejos prácticos en nuestras vidas

-El espejo directo: En él vemos reflejadas nuestras creencias en tiempo real. Un ejemplo puede ser cuando alguien nos molesta de una manera exagerada nuestra percepción.

–El espejo de nuestros juicios: Es uno de los más reveladores ya que todo aquello que juzgamos como “malo” o “improcedente” reaparecerá de diferentes formas en nuestras vidas hasta que dejemos de juzgarlo. Nuestros juicios son el imán que atrae situaciones para que las vivamos.

–El espejo de nuestro árbol genealógico: Vivimos experiencias y relaciones que tienen que ver con nuestros ancestros. Su función es liberar el inconsciente colectivo familiar.

–El espejo de nuestro mayor bien: Acostumbramos a ser nuestros mayores críticos. Cuando somos capaces de hacer conscientemente estas críticas y cambiarlas, entonces empezamos a ser compasivos nosotros y así lo podemos ser con los demás. Aprender a ser flexible conmigo mismo nos permite ser flexible con los demás.

–El espejo de nuestras situaciones diarias.

–El espejo de nuestra “noche oscura del alma”: Situaciones muy exageradas donde nuestro mundo se precipita en el caos y surgen nuestros mayores miedos. Cuando salimos de él, somos personas diferentes. Despierta una fuerza en tí que es tu gran aliado.

La solución siempre es la integración, la lucha contra mi espejo (mi sombra) siempre refuerza a ésta y siempre perderé. La pérdida es la enfermedad.

Advertisements