El miedo, (…), recuérdalo, administrado sabiamente es la mejor de las armas, especialmente para manipular a un pueblo inculto e influenciable.

Santiago Posteguillo

Advertisements