Lo escuché por primera vez hace tres años, cuando vi una conferencia suya en youtube hablando sobre los efectos del estrés en el organismo. En ese momento no me hubiera imaginado que tendría la oportunidad de entrevistar a una de las personas con más inteligencia y formación de España.

Es Mario Alonso Puig, médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo, Fellow en Cirugía por la Harvard University Medical School, Miembro de la Academia de Ciencias de New York, Miembro de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y mucho más.

EuroGap.

Lo que más me gusta de Mario es que sus conferencias y libros están basados en investigación científica. Además, sus estudios no se limitan al campo de la medicina. También tiene formación en inteligencia humana con el Dr. Howard Gardner y el Dr. David Perkins, es especialista en Aspectos Psicológicos del Liderazgo y en Hipnosis Clínica Ericksoniana.

Por su experiencia y formación es una persona única para explicarnos cómo interactúan el cuerpo y la mente, y cuáles son los aspectos que permiten al ser humano alcanzar su máximo potencial y la felicidad.

Hace poco ha publicado su nuevo libro, El guardián de la verdad y la tercera puerta del tiempo, en el que habla sobre la autoestima, el miedo, la esperanza o la superación de problemas. Con esta novela inicia una entrevista que esperaba desde hace tiempo.

El guardián de la verdad y la tercera puerta del tiempo

Sus libros anteriores, Vivir es un asunto urgente, El cociente agallas, Reinventarse, Madera de líder, Ahora yo y La respuesta, se han basado más en la divulgación científica orientada al desarrollo personal. ¿Por qué ha decidido dar un giro hacia una novela?

Porque la narrativa permite proponer ideas y reflexiones de una manera más sensorial que los ensayos y por eso, pueden impactar en la persona a un nivel mucho más profundo y memorable. Las experiencias que viven los protagonistas de la novela llegan a resonar de forma sorprendente en elpropio mundo interior de los lectores. La mente humana como decía Gregory Bateson es una mente metafórica y por eso la literatura de ficción pueda producir esa resonancia interna a veces tan sorprendente y transformadora. Además, después de escribir seis libros de ensayo, me parecía que era el momento adecuado para salir de lo que ya se había convertido en mi “área de confort” y explorar una tierra nueva.

Uno de los protagonistas del libro – Pablo – es inseguro y tiene poca autoestima. ¿Cuál cree que es el mejor proceso para desarrollar una autoestima sana? 

Nosotros cuando somos niños empezamos a contarnos tres tipos de historias, una acerca de uno mismo, otra acerca de los demás y finalmente una historia para describir este mundo en el que vivimos. Nuestra autoestima depende precisamente de esa manera tan personal en la que nos describimos a nosotros mismos. Sería algo así como si uno fuera uno de los protagonistas de una película y estuviera siguiendo un guión determinado (su propia historia).

En la novela “El Guardian de la Verdad y la tercera puerta del tiempo”, Pablo conseguirá de alguna manera salirse de ese guión que le impone su “película vital” y así darse cuenta de que él no solamente es el actor, sino también el espectador y el guionista de dicha película. Por eso cuando cualquier persona lleva a cabo este mismo descubrimiento, puede empezar a reescribir su propia historia y con ello mejorar extraordinariamente el nivel de su autoestima. Cuando aprendemos a vernos a nosotros mismos, a los demás y al mundo desde otra perspectiva, cambia la percepción que tenemos sobre las cosas. Decía Epícteto: “No vemos las cosas como son, sino como somos”.

¿Puede la lectura de un libro provocar cambios cerebrales?

La lectura de un libro si consigue absorber al lector, provoca cambios cerebrales en el momento porque activa los sentidos internos a través de la imaginación. En estudios hechos con resonancia funcional magnética y que permiten ver lo que ocurre en el cerebro en el sujeto despierto, se ha podido comprobar que el cerebro, “atrapado” en el relato, activa las mismas áreas que si aquello que se está leyendo, se estuviera viviendo en realidad. Esta activación genera cambios en diversos circuitos cerebrales a través de un fenómeno llamado neuroplasticidad. Por eso la literatura, el cine, el arte y la música, pueden ayudar a una persona a despertar recursos dormidos y a ponerlos a trabajar. Entre estos recursos podemos citar algunos como la audacia, la valentía, la generosidad o la compasión.

En algunos de sus libros comenta la importancia de la ilusión, compromiso y autoconfianza para seguir adelante y conseguir grandes metas. ¿Qué influencia pueden tener los genes y el ambiente en esas capacidades?

Jim Proctor que es el científico que lleva el registro de gemelos homocigóticos (comparten el 100% del material genético) en el Reino Unido comenta que en nuestra personalidad el 40% es genético y el 60% depende del entorno, la educación etc…etc. Decía José Ortega y Gasset: “No somos un participio sino un gerundio. No estamos hechos del todo, sino que poco a poco nos vamos haciendo”. De ahí la importancia de atreverse a soñar más allá de lo que parece razonable. Para hacer realidad un sueño son necesarios la ilusión, el compromiso y la autoconfianza.

Hay un momento en el que Ramón, uno de los protagonistas de la novela recuerda unas palabras:

Es imposible, dijo el orgullo.

Es arriesgado, dijo la experiencia.

No tiene sentido, dijo la razón.

Inténtalo…,dijo el corazón.

El estado de ánimo y nuestra felicidad pueden estar influidos en gran medida por nuestros pensamientos. ¿Qué recomienda para salir de la tendencia a pensar negativamente?

Muchos de nuestros pensamientos son automáticos y lo único que hacen es generar ansiedad, sensación de impotencia y desesperanza y por eso, lo mejor es pararlos. Recomiendo precisamente para pararlos y permitir que una inteligencia superior entre en juego, cultivar el silencio y la meditación. El efecto que tienen el silencio y la meditación en el cerebro si bien es sorprendente, no se puede entender desde el punto de vista racional. Sin embargo, los efectos son ya incuestionables. Algunos de los mejores neurocientíficos del mundo y que estudian el efecto del silencio y de la meditación en el ser humano han demostrado mejoras muy significativas en los niveles de:

1-Serenidad, calma, paz interior.

2-Confianza ante los retos de la vida.

3-Claridad mental a la hora de tomar buenas decisiones.

4-Recuperación tras las caídas y los fracasos.

5-Salud con aumento por ejemplo de la actividad del sistema inmune, que es nuestro sistema de defensa frente a bacterias, virus y tumores.

6-Energía.

El cambio en la vida es frecuentemente necesario, aunque a veces las personas no lo realizan por el miedo. ¿Cuál es la mejor forma de salir de la zona de confort y superar ese miedo?

Hay que entender la raíz profunda de esa forma de miedo que nos atrapa y que no solo no nos protege de los peligros reales, sino que además perjudica seriamente nuestra salud mental y física. El miedo que nos atenaza y hace que vivamos asustados es un miedo fundamentalmente generado desde la mente. Hay un momento en la vida de una persona, como le ocurre a Pablo en “El Guardián de la Verdad y la tercera puerta del tiempo” en el que está harto de vivir con tanto miedo y anhela sentirse libre de verdad. Cuando experimentamos estos sentimientos, nos ponemos en marcha y seguimos la senda que lleva al verdadero “despertar” de la conciencia. Encontrar esa insatisfacción inspiradora, ese anhelo de libertad, es muy importante para salir de lo conocido, de lo familiar y penetrar en un mundo lleno de incertidumbre. Es importante en esos momentos en los que nos sentimos perdidos al haber salido de lo conocido y familiar, recordar que toda la magia la vamos a encontrar fuera de nuestra “área de confort”.

¿Es necesario tocar fondo para cambiar?

El cambio profundo, algo a lo que yo llamo “Reinventarse”, precisa tocar estratos hondos de la persona, estratos que están más allá de la forma habitual de percibir, pensar, sentir y actuar. Este proceso de trabajo interior solo suelen emprenderlo aquellas personas que quieren experimentar un cambio significativo en sus vidas, bien porque la falta de cambio la asocian con el mantenimiento de un gran nivel de sufrimiento, o porque la falta de cambio la asocian a perder la gran oportunidad de descubrir un mundo nuevo y lleno de oportunidades.

Si pudieras dar un consejo a tu “yo de 20 años”, ¿cuál sería?

Que se abriera a la posibilidad de que es mucho más que eso a lo que llama yo. Me viene a la cabeza una conversación que tenía un alumno con su maestro Zen:

-Maestro, ¿quién es el hombre?

-El hombre no es quien cree que es ni quien los demás creen que es

-Pero maestro, ¿qué pasaría si un día el hombre se diera cuenta de que no es quien siempre ha creído que era y que tampoco es quien los demás creen que es?

-Ocurriría que el gusano comenzaría su transformación en mariposa

Dejar de juzgarse y empezar a observarse en los momentos más álgidos y también en los más bajos, es lo que nos permite conocernos mejor, comprendernos más y descubrirnos. Dentro de cada ser humano ya existe un héroe, una heroína en potencia. Nuestra misión es conectar con ese héroe, con esa heroína para que nos ayuden a ejercer una influencia positiva en el mundo, dando así a nuestra vida, un verdadero sentido.

 Por Alberto Rubín Martín
Advertisements