Las quemaduras son accidentes y partimos de la premisa de que los éstos nunca ocurren por casualidad, sino que suceden para hacernos llegar un mensaje sanador, para que tomemos conciencia de algo que ocurre en nuestra vida en ese momento.
Las quemaduras son una metáfora de la “furia que arde”…de la rabia. Es muy importante en estos casos tomar conciencia de la función de la parte del cuerpo que se ha quemado. Pongamos tres ejemplos:
*La cara es lo que mostramos al mundo, la identidad que creemos tener. La cara refleja lo que vivimos, nuestras preocupaciones, nuestra felicidad. Quemarse la cara tras un momento en el que cambiamos de trabajo, de estado civil, de país, etc., puede significar que deseamos esconder nuestra identidad anterior.
*En cuanto a la cabeza, es la punta de lanza de nuestro cuerpo, otro simbolismo masculino (Marte). El fuego también es una expresión de la energía masculina. La energía no vivida interiormente invade y nos amenaza desde fuera.
*Los brazos nos conectan con las experiencias de la vida, con la habilidad de acoger, de aceptar, de abrazar… Si reprimimos esta capacidad tendremos problemas en los brazos. Los brazos son un símbolo de la fuerza, del poder y la lucha. Si me quemo los brazos me quedo sin capacidad para brindar apoyo. Es un símbolo muy masculino de comunicación y acción.
*Una quemadura en las manos nos llama a reflexionar sobre la culpa. ¿Qué estamos dando o recibiendo que está prohibido?
Como la quemadura es resultado de un accidente, cuanto más grave es la lesión, mayor era el sentimiento de culpa. ¿Quién o qué es lo que nos quema hasta el extremo de hacernos sentir culpables? Heredamos la idea loca de que se “arde en el infierno” como modo de pagar una culpa.
Detrás de una quemadura, siempre vienen “las curas”, la inmovilidad y el cambio del color de la piel; por lo tanto, esa zona quemada y lo que simboliza, recibirán la sanación, el reposo que requiere cualquier toma de consciencia y la transformación que siempre sigue a ese proceso, si el mensaje se ha recibido en su sentido positivo.

¿Podrían definir la psicomagia usando palabras que todos podamos comprender?
En palabras de Alejandro Jodorowsky: “Dicho en forma vulgar, un acto psicomágico es como darle una amorosa patada en el culo a la realidad. Este impulso que le das, sorpresivo, la hace salir de la inercia y ponerse a danzar.”
Perdonen que me repita, pero: ¿De dónde viene esa “obsesión” por la acción, no es suficiente con comprender cualquier problema a nivel intelectual?
“¿De qué sirve tener talento, si quien lo posee no canta, escribe o pinta? ¿De qué sirve hablar de amor por los niños si los educamos mal? ¿De que sirve pensar, si nuestros pensamientos permanecen como letra muerta? Es por ello que una vez que hemos comprendido, nuestra comprensión es inútil si no actuamos.” (Alejandro Jodorowsky)
¿Por qué es útil conocer mi árbol genealógico antes de poder realizar ningún acto psicomágico?
Nuestro árbol genealógico moldea a sus frutos para hacerlos útiles a su misión, y para que cumplan a ciegas la ley de la repetición. Si falta un miembro, al que nace se le impone la identidad del desaparecido. Si nacen dos en lugar de uno, se reparten los papeles disponibles entre los dos nuevos frutos. Es así, que los deseos, las pulsiones, las finalidades propias de cada ser son prohibidos, aunque no por ello desaparecen, se transforman, se subliman o se reprimen. Muchas enfermedades, síntomas psiquiátricos y conflictos psicológicos provienen de toda esta locura.
Supongo que ahí es donde la psicomagia entra en acción.
La psicomagia trata de dar salida a estos deseos reprimidos de manera metafórica, por medio de un acto en el que se descargue la pulsión en un escenario y con unos elementos significativos para el sujeto que sufre. Tras realizar lo prohibido de una manera aceptada por lo racional, los síntomas desaparecen, produciéndose una liberación que lleva directamente a la sanación.
Si me dicen que la psicomagia es un acelerador de la sanación, ¿todo lo que se experimenta es positivo?, ¿qué se siente tras realizar un acto psicomágico?
No debe uno extrañarse de que la primera sensación sea de debilidad, como en un postoperatorio. “El sistema” se tiene que re-estabilizar, ya sin el conflicto. Un acto psicomágico cambia la mirada hacia nosotros mismos y hacia la realidad. Nuestro cambio también es percibido por las personas que nos rodean, lo cual puede llevar a reajustes en las relaciones. Pero todo es para bien.
Me han dicho que no hay recetas psicomágicas, ni un supermercado de la psicomagia, pero hay elementos que se repiten en muchos actos ¿podrían nombrar algunos?
Que los objetos tienen poder, que en la sangre va nuestra esencia, que la miel es dulce, que el cielo simboliza al padre, que la leche es el primer alimento materno, que la orina marca el territorio, que una carga pesa… todo ello y más, son saberes que forman parte de nuestro inconsciente colectivo y de ello se vale el psicomago como elementos para diseñar sus actos.
Puede poner un primer ejemplo con algunas de esas palabras: sangre, enterrar, ropas, flor y miel
-Firmar con sangre
Una gota de nuestra sangre sobre un papel donde hemos escrito una frase, se convierte en un contrato. Si estoy cansado de acumular fracasos en mi vida, sobre un papel de pergamino escribiré: “soy un fracasado” y lo firmaré con una gota de mi sangre. Las etiquetas que nos marcan nos las pone la familia, la pareja y también nosotros mismos. Tenemos infinitas formas de ser y podemos transformarnos
-Enterrar
Puedo deshacerme de ese contrato anterior, o de cualquier otro que me pese, enterrándolo. La tierra actúa como un poderoso transformador. Es conveniente saber que puedo enterrar distintas cosas…
-Enterrar ropas
En el caso de que quiera salir de una infancia persistente en la que me dejó una madre muy posesiva que hizo pareja conmigo (nudo incestuoso). Primero haré una confrontación junto a su tumba vestido con una camiseta y unos pantalones de niño que ella me regalara, con un contrato adherido a la ropa que dijera que yo nunca crecería ni tampoco la abandonaría. (Se puede actuar sobre una fotografía, una prenda íntima, una tumba y es como si lo hiciéramos con la persona real) Por último me quitaría toda esa ropa y la enterraría lo más cerca posible del lugar donde está enterrada y me vestiré con ropa nueva
-Plantar una flor
No debo olvidar que resulta conveniente después de enterrar, plantar algo bello en ese lugar, por ejemplo una flor…Con ello le estamos diciendo a nuestro inconsciente que puede surgir algo nuevo y mejor
-Miel
Para endulzar la parte final, para que no quede un acto agresivo, podemos escribir sobre su tumba palabras con miel: “paz, amor, amistad”
¿Algún ejemplo más?
-La arcilla verde
Representa la parte femenina del árbol, la madre, una abuela… si queremos sanar un papiloma causado por falta de caricias maternas, podemos mezclar saliva de mamá con arcilla verde y untarlo sobre el papiloma hasta que sane.
-Sangre menstrual
Representa la reafirmación de lo femenino. Por ejemplo, una mujer está afectada porque sintió como su padre, ahora muerto, cortó la relación con ella después de su primera regla. Jodorowsky la invita a que vaya a su tumba y lo más cerca posible del cadáver, entierre un algodón empapado en tu sangre menstrual y un tarro de miel.
-Las monedas de oro
Representan el valor y el poder (ser capaz). Una mujer se infravalora y cree que desmerece un logro, pero debe acudir a una importante entrevista de selección de personal (o a un examen crucial, a comparecer en un juicio, etc.). Es adecuado que introduzca siete monedas en un preservativo y lo lleve alojado en su vagina mientras dura el evento.

SANANDO CON PSICOMAGIA III
¿Las cosas que ahora voy a leer aquí sobre psicogenealogía y psicomagia pueden cambiarme la vida?
Cualquier enseñanza no adquiere toda su fuerza transformadora hasta el momento en que es aplicada, según advierte Alejandro Jodorowsky. Una toma de conciencia que no es seguida de un acto resulta completamente estéril. En cambio, un acto tiene un carácter más concluyente que cualquier palabra. En definitiva, son los actos los que nos sanan, los que nos pueden cambiar la vida. Por desgracia aquí sólo encontrarás palabras…
¿Pero no es verdad que las palabras también enseñan?
Las cosas importantes no se enseñan, se aprenden. La palabra “aprender” deriva de “apoderarse”. Un maestro puede dar algo a un alumno, pero no será suyo mientras él no lo prenda, no se apodere de ello a partir de un acto de voluntad. Apoderarse de palabras te hace ser un contenedor de palabras, mientras que apoderarte de experiencias te transforma por completo.
PREGUNTAS SOBRE EL ÁRBOL
¿Es conveniente cortar aquellas partes de nuestra herencia genealógica que nos resultan tóxicas?
Según dice Alejandro Jodorowsky: “todo lo que hemos recibido es un tesoro”. Por tanto no es necesario eliminar ninguna parte. Lo que hay que hacer es fecundar lo que nos viene dado.
¿Podrían aclararlo con un ejemplo?
Si su padre abusó de ella, la solución no es cortar la relación con él y odiarlo toda la vida, porque odiará a todos los hombres, se emparejará con abusadores y puede que esto se traslade a otros ámbitos de su existencia, como a lo laboral o a la red de amistades. Lo sano es volver al padre, confrontar y pedir una compensación. Del acto saldrá enriquecida, sabiendo ver al padre con otra mirada que reconozca sus dones que son los de ella. Encontraremos en el abuso un maestro, un camino que nos ha llevado ha ser lo que ahora somos.
¿Qué podemos hacer con nuestros miedos? (asociados al árbol genealógico)
Al parecer, aquello que nos atemoriza pierde su fuerza en el momento en que dejamos de combatirlo. Si queremos fortalecer a un enemigo, solo tenemos que odiarlo, cuanto mayor es nuestro odio más sólido se presentará ante nuestros ojos.
PREGUNTAS RELACIONADAS CON LA ENFERMEDAD Y LA PSICOMAGIA
¿Es posible curar enfermedades usando metáforas?
Toda enfermedad es metáfora física de una prohibición en el inconsciente y hay que deshacerla para sanar.
A un enfermo se le puede operar con un cuchillo, fingiendo cortar el cuerpo físico, de modo que el cuerpo psíquico acepta que se ha cortado y abierto.
Profundicemos en ese concepto del cuerpo psíquico
En la psiquis hay estratos. Uno es el que contiene lo básico e instintivo y la fuerza vital que no tiene lógica y que se mueve de manera metafórica. Sobre eso hay otras capas de información que dan paso a la última capa donde se aloja lo racional, aquello que va seleccionando, asociando y poniendo nombre a las cosas.
Una vez que se identifica lo que está “molestando”, y en qué parte de árbol está (es decir qué integrantes son los afectados), viene la resolución o el acto de psicomagia. Se recurre a los símbolos y metáforas porque es la única manera de comunicarse con el inconsciente, allí no funciona la lógica.
¿Por qué suelen recetarse actos tan directos y rápidos?
Entre otras cosas, el acto es rápido porque no se puede resolver intelectualmente. No le enseñamos a resistir, sino que vamos a la raíz y le ponemos el punto final.
Unos ejemplos práctico de esas metáforas psicomágicas, por favor
-Una mujer se presenta con un fuerte dolor de mandíbula del que no conseguía deshacerse, que le provocaba latidos constantes en su rostro. La receta de Jodorowsky fue la siguiente: «Debes comprar pasta de almendras y hacer una escultura del problema. Si es un hombre, un hombre… Y a las 12.00 de la noche, desnuda y a cuatro patas, la destruyes con tu mandíbula. Pero no te comas toda esa enorme bola. Sólo un poco. El resto lo entierras y plantas una hermosa flor.
-Un hombre sufre por una verruga que le ha salido en la planta del pie izquierdo. Tomará fotocopias de una fotografía de su madre y las recortará a modo de plantillas. Pondrá una dentro del zapato mirando la verruga. A medida que gaste esas plantillas las cambiará por otra y así sucesivamente hasta que la verruga desaparezca.
-Una mujer sufre de angustia permanente. Jodorowsky le pregunta por su etapa intrauterina y descubre sufrimiento. Le recomienda reproducir su etapa intrauterina y recrear su nacimiento. Debe acordar con su madre que ella se ubique, desnudas ambas, en la zona del abdomen, que reciba mucho amor y energía positiva y luego que reviva un parto de entre unas sabanas que la cubrirán en el proceso. Toda una puesta en escena ideal de nuevo parto.
-Una señora padecía vértigo (miedo a ser engullida por su madre, pavor ante el sexo materno…), un mareo constante a la vista del agua, aunque fuese la de un charco. Jodorowsky le aconsejó que pusiera los pies entre los muslos de una mujer y restregara la planta contra la vulva. Cuenta en su libro “Psicomagia” que este acto le provocó una crisis de llanto, seguida de una revelación salvadora.

SANAR CON PSICOMAGIA II
¿Por qué se dice que la psicomagia nos obliga a actuar?
Porque no son las palabras las que curan, sino los actos. El acto psicomágico moviliza nuestra psiquis profunda y nos hace tomar conciencia a todos los niveles, incluido el instintivo. El objetivo del mismo es que la nueva información quede grabada en el cuerpo
¿Qué es un psicomago?
El psicomago, en palabras de Alejandro Jodorowsky, es un terapeuta que para sanar utiliza sin ninguna superstición ni superchería las técnicas de la magia.
Cristóbal Jodorowsky se define como una especie de “chamán urbano” que mezcla todos los elementos simbólicamente, con el único propósito de ser útil y de poder ayudar”
¿Quién puede hacer psicomagia?
Para hacer psicomagia hay que ser artista, practicar algún arte unos años antes. El motivo es que nuestro inconsciente no es científico, no tiene que ver con lo racional, con lo lógico.
El psicoanálisis fue creado por doctores, médicos, científicos, que aprendieron a traducir racionalmente los mensajes del inconsciente. Es por eso que sólo un artista puede entender el inconsciente, no un científico.
¿Cómo es posible que una metáfora, o acto simbólico nos pueda curar?
Dice Alejandro Jodorowsky que: “con un acto simbólico se puede curar una enfermedad orgánica” Que muchos de nuestros problemas son “herencias” de nuestros padres y conviene devolvérselas a través de actos simbólicos.
¿Es suficiente con realizar un acto psicomágico?
Con frecuencia los actos psicomágicos transforman al que los realiza de una manera contundente, pero hemos de tener en cuenta que hay problemáticas muy complejas y que se van resolviendo por fases. Es como ir pelando una cebolla por capas. Hay que llegar al centro, pero no ves una capa hasta que no has quitado la anterior.
¿Por qué hay personas a las que se les da un acto y no se deciden a realizarlo? Sería como tener el tique para montar en el tren que te lleva a tu destino y no moverte del andén.
Hay lo que llamamos resistencias. Estar enfermo o en conflicto tiene sus compensaciones, la gente a veces quiere que las cosas cambien, pero no una transformación desde el interior.
¿Podría indicar unos actos psicomágicos muy sencillos?
– Acto que reafirma la feminidad:
La mujer pintará con su sangre menstrual su autorretrato en un lienzo. El pudor hay que dejarlo aparte, hacerlo si es posible desnuda y sin utilizar otros instrumentos que no sean las manos. Una vez finalizado, se le aplica barniz transparente y se enmarca en plateado. Luego lo colocamos en un lugar visible de la casa.
-Acto para enterrar fantasmas:
Moldear el muerto del que no se ha realizado el duelo con pasta de almendras. Realizar el ritual de enterramiento completo y poner flores en su tumba.
-Confrontar con alguien que ha muerto:
Ir a la tumba y decirle lo que te hizo, como te sentiste, que consecuencias te ha ocasionado aquello y como te sientes ahora al respecto. Luego le pides una compensación (el universo te lo dará) y le pones palabra/s bella/s con miel en la tumba (por ejemplo “paz”)
-Acto para sanar el nudo incestuoso:
Tomar ropa del padre o la madre (o por ejemplo, una camiseta en la que hemos serigrafiado una fotografía de él o de ella…) y pedirle a tu pareja o a una persona que se preste que se lo coloque y hacemos el amor con ella. De esta forma descargaremos la pulsión valiéndonos de la metáfora y se deshará el nudo.
-Acto para definir la finalidad:
Comprar 7 días seguidos tu pastel preferido y tomarlo. Se despertará el placer, la parte creativa. Luego vendrá la finalidad.

SANAR CON LA PSICOMAGIA I
Sanar es ser feliz, es encontrar la alegría de vivir.
¿Qué significa sanar el árbol?
Sanar consiste en llegar a ser uno mismo, llegar a la belleza…
No comprendo el significado de “ser uno mismo” ¿A caso no lo somos ya?
En general somos lo que nuestra familia, nuestra sociedad y cultura ha querido que seamos. Estamos desconectados de nuestra esencia, de lo que podríamos definir como nuestro “ser esencial”
¿Qué conseguiremos si nos conectamos con nuestro “ser esencial” y sanamos?
Si tengo un nudo sadomasoquista, estaré sanado cuando mi violencia es puesta al servicio de los otros y se transforma en algo útil. Por ejemplo, me convierto en un gran cirujano
Un ladrón llegará a la sanación siendo un gran negociante (el comercio en el fondo es un robo: comprar barato y vender caro).
Necesito otro ejemplo, ¿Cómo se cura un narcisista?
Cuando un narcisista obtiene mucho placer al ayudar a la gente, ha transformado su problema en algo positivo que sana a los demás. Es lo que debemos hacer con todos los nudos, transformarlos en semillas de las que florezcan obras buenas para la humanidad.
¿Cuándo puede uno considerarse completamente sanado?
Más que sanado, uno entra en un estado de sanación permanente. Dejo de repetir los mismos síntomas una y otra vez, me salgo de la locura…
¿Qué síntomas se dan cuando empezamos un proceso de sanación?
Inmediatamente el árbol reacciona ante el desequilibrio y nos culpa, nos hace sentir que le pertenecemos y protesta de infinitas maneras
¿A qué llamamos un árbol sano?
Un árbol sano es el que produce un fruto excelente, aunque sus ramas estén torcidas y su aspecto sea feo. Para sanar hay que dejar atrás la vieja piel, dejar nuestra vieja identidad, la que nos daba nuestro árbol al asignarnos misiones enfermizas
Sientes que estás sanado si estás libre de: miedos, rabia, culpa, vergüenza, odio, crítica, desprecio a uno mismo, frustración, envidia, celos…
Parece ser que para sanar usan la psicomagia ¿En qué consiste?
La psicomagia es un acelerador de la sanación y un acto psicomágico es una cirugía para la psique. Un contrato simbólico entre el psicomago y el consultante. Para que funcione, debe aplicarse siempre de manera exacta, sin saltarse ningún paso
Preguntamos a Alejandro Jodorowsky, el creador de la psicomagia: ¿Qué ingredientes usa esta terapia?
Empleo la danza, la poesía, la pintura, la música, la escultura, la gastronomía, la aromaterapia, el Tarot, etc. No he tratado de aplicar un arte terapéutico sino una terapia artística.
Los curanderos usan lo que he llamado “trampa sagrada”. Para que se le realice un milagro es necesario que el consultante crea que puede haber milagros. Como la mente racional vive dentro de un búnker sin fe, el brujo, por prestidigitación, le muestra un falso milagro. El consultante se maravilla y cree. Entonces, se le puede abrir la puerta al mundo mágico, es decir al verdadero, al vital, donde se es lo que uno es y no lo que la familia, la sociedad y la cultura quieren que uno sea.
¿Cómo definiríamos lo que es un acto psicomágico?
Un acto psicomágico es una escenificación simbólica que contiene las claves de la solución del trauma a sanar. Es el único “idioma” que se habla en el reino del inconsciente, en donde anidan los conflictos. La palabra y la razón tienen un poder limitado, ya que no sintonizan con el receptor del inconsciente, en el que la onda que más clara y rápida llega es la de la metáfora.
¿Cuál es la manera en la que se diseñan estos actos?
Las claves simbólicas del acto les son llegadas al psicomago tras analizar al consultante por vía de inconsciente a inconsciente. Puede escuchar su relato, leerle el Tarot, montar su árbol genealógico y darle su acto. Un psicomago es un artista sanador que trabaja con la intuición, por eso no hay “actos tipo”, ni un “supermercado de la psicomagia”. Es cierto que a veces, podemos oír o leer actos que han realizado otras personas y que algo resuene en nuestro interior, decidamos repetirlo y finalmente logramos el objetivo esperado. También uno puede experimentar la autopsicomagia, con actos bellos que nos dicte nuestro sabio interior. No debemos prohibirnos algo que nos hace bien.
¿Cuál es el alcance de esta curiosa medicina?
La solución psicomágica abarca un área infinita de posibles conflictos a sanar, desde curar una adicción, hasta hacer desaparecer las verrugas, pasando por conseguir llegar al orgasmo, prosperar económicamente o filmar una primera película. En los siguientes artículos nos vamos a centrar en ilustrar con ejemplos, como la psicomagia actúa en los conflictos más frecuentes que se detectan a partir del análisis del árbol genealógico.

LA CULPA
Nuestra herencia cultural
Esta introducción sólo pretende hacernos comprender que todos los que vivimos en la sociedad occidental estamos en el mismo barco. Los valores de nuestra sociedad occidental están basados en la tradición judeocristiana. Hasta tal punto que nuestra cultura está profundamente impregnada por una herencia religiosa donde la culpa está siempre muy presente.
Asociamos a Dios, el padre que está en el Cielo, exclusivamente con la bondad y el amor, lo vemos como un padre que nos juzga y castiga por los pecados que hemos cometido. Ese papel también lo realiza el Estado (como padre sustituto). En cambio el Mal no es visto como una parte suya. En nuestra cultura Dios ha dejado de representar por entero la polaridad del bien y el mal, sólo encarna una faceta de esa polaridad. El Diablo representa la otra: es el maligno, el tentador, es perverso, lascivo y materialista. En otras culturas los dioses poseen la dualidad completa: dan y toman; pueden ser constructivos y también destructivos.
Durante siglos hemos mamado, junto con la leche materna, la idea de que ante Dios no somos más que unos pecadores. El pecado y la culpa están en la base de nuestro pensamiento y esos pecados están relacionados con entregarse a nuestra parte instintiva que también forma parte de la naturaleza humana. Nuestra cultura nos hace sentirnos culpables de ser lo que somos.
Si negamos nuestra parte emocional y nuestro ego libidinal, entonces estamos a un paso de convertirnos en personas que hacen exactamente lo opuesto de lo que predican. Todo lo que no nos gusta ver en nosotros lo proyectaremos en los demás, y nos sentimos totalmente justificados para juzgarlos, condenarlos, oponernos a ellos, castigarlos, etc. Los que encarnan el mal son siempre los demás, nunca seremos capaces de verlo como algo propio.
Cuando éramos niños no teníamos ni idea de qué podíamos ser culpables de alguna cosa. Pero en algunas ocasiones nuestros padres y otras figuras de autoridad insistían en que debíamos confesar todos nuestros pecados. En ese punto aparecía un ejercicio muy absurdo que consistía en inventar esos pecados cometidos, mentíamos para poder pasar por ese trance. Este ejercicio de confesión en un niño puede generar daños irreparables…
La culpabilidad es una emoción y como toda emoción es una moneda de doble cara:
-Una positiva, adaptativa que ayuda al desarrollo. Nos hace ver que las faltas son errores-maestros, nos estimula hacia la responsabilidad adaptativa y nos guía para tomar nuevos caminos, basándonos en las enseñanzas de los errores cometidos.
– Una negativa, enferma que obstaculiza la evolución. Es como un nudo en el que intervienen diferentes elementos:
1.-El pecado:
El pecado es una falta de “pensamiento, obra u omisión”. En el lenguaje jodorowskyano diríamos que desobedecemos con el ego intelectual, emocional, libidinal, material, o cometemos pecados mixtos.
Si el árbol te ordena “no triunfes” y ganas mucho dinero, hay culpa… “quédate con nosotros” y sales del territorio, “una mujer es madre antes que nada” y trabajas, “masturbarse es malo” y lo haces, “hay que decir siempre Sí”, y dices no, “el matrimonio es para toda la vida” y te divorcias, “piensa en los demás antes que en ti” y por una vez te permites ponerte por delante de los demás…. etc.
2.-El juicio:
El código penal de cada estado codifica lo que es condenable y como es esa condena. La familia transmite de manera verbal, no verbal y a través del inconsciente familiar, una moral en la que quedan estipulados los pensamientos, emociones, deseos y actos que están bien y los que están mal.
A veces no hace falta que nadie venga a decirnos que estamos haciendo mal, la memoria moral está en nuestras células y nuestro cuerpo reacciona cuando actuamos mal como si lleváramos a un juez instalado en las entrañas.
3.-El sentimiento de culpa:
La culpabilidad se vive como un peso. Es la pesada cruz de Jesucristo Nazareno o la bola de hierro del preso, una carga que impide que avancemos, que nos liberemos de la cárcel del pecado.
Si la familia proyectó sobre nosotros la identidad de algún ancestro que cometió una falta, nosotros podemos vivir con un peso de culpa por algo que no cometimos.
4.-El castigo:
Cuando no hay un juez exterior que dicte sentencia, nuestro inconsciente se encarga de marcar un castigo y nuestro cuerpo es el que vive la condena. Pueden aparecer enfermedades, bloqueos para el placer o fracasos continuos. Si en tu infancia te pegaron en las manos por robar un lápiz, cada vez que tengamos culpa nos pueden salir eccemas en las manos. Si te dieron un tortazo en la cabeza, te puedes chocar “accidentalmente” cuando peques. Los deseos sexuales por la persona prohibida pueden provocar irritabilidad en la piel de los órganos genitales. Es muy frecuente el dolor de cabeza cuando se tienen “pensamientos impuros”. La neurosis de fracaso es todo un teorema sobre la culpa.
5.-La redención
La redención es un rescate, es la salida de la esclavitud, es lograr la liberación cuando se ha cumplido el castigo o se cuestiona la sentencia de ese juez interior.
Puede suceder que elevemos nuestro nivel de consciencia y empecemos a deshacer ese nudo de la culpa irracional que nos enfermaba o nos bloqueaba, mirando el pecado desde otra perspectiva.
-Por ejemplo, la culpa por haber atropellado a una persona sin intención se puede deshacer si llegamos a asimilar que sólo hemos sido un instrumento del destino de esa persona.
También la redención puede venir de la mano de la psicomagia: para liberarnos de un sentimiento de culpabilidad, incluso por algún pecado cometido por un familiar fallecido, hay que pagar la culpa de manera metafórica. Un par de ejemplos:
-Compensando (multa) a las personas a las que crees que has perjudicado con algo que simbolice la falta.
-Cargando con un peso que simbolice el pecado (por ejemplo: muñeca rellena de arena-bebé muerto por negligencia, el “pecador es la abuela, la que siente la culpa es su nieta infértil) y devolverlo a la tumba del “pecador” con un ramo de flores. “Este pecado es tuyo, no mío, te lo devuelvo y que el Universo haga con él lo que quiera”.
Negar la culpa o “hacer bucle” en el castigo, repitiendo y repitiendo pecado y penitencia, lleva al sufrimiento, a la enfermedad y a relaciones sadomasoquistas con la familia o con el mundo. Saber reconocer la culpa, aprender de los errores y dar el salto a la redención se vivirá como una gran liberación.
Advertisements