El intento deliberado de meditar no es meditación. La meditación debe ocurrir, no puede ser invitada. Todo intento de meditación es la negación misma de la meditación. Toda forma de meditación conduce inevitablemente al engaño, a la ilusión, porque el deseo ofusca, ciega. Solo hay que estar atentos a lo que se piensa y se hace, y nada más. Eso es meditación.

(Jiddu Krishnamurti)

Advertisements